El chico que amaba a Batman: El viaje de Michael Uslan de Nueva Jersey a Hollywood

El productor de cine de la franquicia de Batman, Michael E. Uslan, ha producido las películas más taquilleras en dos años diferentes: Batman, en 1989, y El Caballero de la Noche, en 2008. La próxima película de la serie The Dark Knight Rises acaba de entrar en producción para su estreno en el verano de 2012.

En la New York Comic Con, una convención para fanáticos de cómics y cultura popular, Uslan se dirigió a un público mayoritariamente juvenil, para describir su viaje de joven trabajador de Nueva Jersey a exitoso productor de películas. La historia de su camino a Hollywood es también el tema de la próxima autobiografía de Uslan, titulada The Boy Who Loved Batman (El niño que amaba a Batman, en español).

De hecho, cuando era niño, Uslan amaba los libros de cómics, en general, y de Batman, en particular. En julio de 1964, asistió a la primera convención de la historia del cómic. A diferencia de la espectacular exposición de hoy en día, esa primera convención de cómics se celebró en lo que Uslan describió como “un hotel de segunda categoría cerca del barrio Bowery” en Nueva York. Uslan recuerda que, “mientras nos registrábamos en el hotel, literalmente tuvimos que pasar por encima de un borracho inconsciente en el pasillo y había cucarachas en las paredes. Mi madre estaba absolutamente furiosa. Dijo: “Nos vamos de aquí”. “Afortunadamente, su padre intervino y Uslan pudo asistir.

Durante la convención se llevó a cabo una subasta de libros de cómics, y Uslan quería comprar Batman no.1. Él y su hermano juntaron su dinero para la compra, unos 22 dólares. A medida que la licitación se acercó a ese límite, Uslan le pidió a su padre fondos adicionales. Proporcionó un suma adicional de 5 dólares, y Uslan estaba seguro de que sería suficiente para ganar el premio. El cómic se vendió a 29 dólares a otro postor. (En años recientes, las copias del mismo cómic se han vendido entre 50.000 y 100.000 dólares).

A pesar de este contratiempo, Uslan siguió coleccionando cómics, y en el momento de su graduación de la escuela secundaria, había adquirido una colección de 30.000 libros de cómics que se remonta a 1936. Sin embargo, Uslan no se conformaba simplemente con la mera lectura de estos cuentos del Caballero de la Noche. Como le dijo a la audiencia de la New York Comic Con, “todo lo que quería hacer cuando tenía ocho años era escribir cómics de Batman algún día”.

Según Uslan, ningún superhéroe se podía comparar con Batman, porque no tenía superpoderes. “El superpoder más grande de Batman era su humanidad”, dijo Uslan, “es por eso que yo era capaz de identificarme con él cuando era niño, en lugar de Superman o el Hombre Araña o Hulk. Sabía en lo profundo de mi corazón que si estudiaba mucho y trabajaba muy duro, y si mi papá me compraba un lindo coche, podría ser ese tipo”.

En enero de 1966, ocurrió un evento que Uslan describió como “estremecedor”: ABC estrenó el programa de televisión Batman, con Adam West como una versión cómica del Cruzado Enmascarado. Uslan se sentía “al mismo tiempo encantado y horrorizado”. Recordó: “Estaba muy emocionado porque… ¡aquí está Batman! Y fue en color, y el coche realmente parecía genial. Pero estaba horrorizado de que todo el mundo se riera de Batman”. Esa noche, Uslan hizo un voto “de la misma manera en que el joven Bruce Wayne lo hizo sobre los cuerpos de sus padres [asesinados]: juré que algún día, de alguna manera, borraría de la conciencia colectiva de la cultura del mundo tres palabras: pow, zap, y zas. Esa se convirtió en mi misión en la vida”.

El primer paso importante hacia esa meta se produjo cuando Uslan fue a la Universidad de Indiana en Bloomington, su primera vez fuera de la región de New Jersey / Nueva York. Era la década de 1970, “una época de gran experimentación en los campus universitarios”, señaló Uslan. Un programa de estudios experimentales en la IU le permitía a cualquiera crear y enseñar un curso completamente acreditado si era aprobado por un departamento académico. Uslan estaba decidido a dar un curso universitario sobre libros de cómics.

Para Uslan, tenía mucho sentido. “Los cómics son una forma legítima de arte americano, tan autóctonos para este país como el jazz”, explicó. “Yo sostengo que… los antiguos dioses de Grecia, Roma y Egipto siguen existiendo, con la diferencia que hoy usan spandex y capas.

“Para probar su idea, se dirigió a la audiencia en la Nueva York Comic Con y preguntó: “Los griegos lo llamaron Poseidón, los romanos lo llamaron Neptuno, ¿cómo lo llamamos nosotros?”. “¡Aquaman!” gritó el público como respuesta. “¿Mercurio?” preguntó Uslan. “¡Flash!”, respondió la gente. “¡Estos muchachos todavía están vivos, vamos!”, dijo Uslan.

Con aspecto deportivo, pelo largo y usando una remera del Hombre Araña (“probablemente no fue la mejor opción”, destacó Uslan), se presentó ante el decano y otros académicos de la IU para conseguir la aprobación para su curso sobre cómics. Poco después de que Uslan iniciara su discurso, el decano lo interrumpió, diciendo: “Pare. No me creo nada de esto. Leí todos los números de Superman que pudiera tener entre mis manos cuando era niño, pero todos los libros de cómics son un entretenimiento barato para los niños, nada más y nada menos. Rechazo su teoría”.

En lugar de aceptar la derrota, Uslan decidió desafiar al decano, y preguntó si podía formular dos preguntas. Cuando el decano estuvo de acuerdo, Uslan preguntó: “¿Está familiarizado con la historia de Moisés?”. El decano dijo que lo estaba, y Uslan continuó: “Muy brevemente, ¿podría resumir la historia de Moisés?”. Uslan repitió lo que dijo el escéptico decano: “No sé qué juego está jugando aquí, pero voy a jugar con usted. El pueblo hebreo estaba siendo perseguido y sus primogénitos estaban siendo asesinados. Una pareja hebrea depositó a su hijo recién nacido en un cesto de mimbre y lo envió por el río Nilo, donde fue descubierto por una familia egipcia que lo crió como a su propio hijo. A medida que creció y conoció su verdadera herencia, se convirtió en un héroe para su pueblo…”

Uslan interrumpió la narración del decano, le dio las gracias, y continuó: “Usted dijo que leyó los cómics de Superman. ¿Recuerda el origen de Superman?”. “Bueno, sí”, respondió el decano, “El planeta Krypton estaba a punto de estallar. Un científico y su esposa pusieron a su pequeño hijo en un cohete pequeño y lo enviaron a la tierra. Allí fue descubierto por los Kent, quienes lo criaron como a su propio hijo…”. El decano se detuvo, miró a Uslan, y le dijo que su curso había sido aprobado.

Recordando el consejo de su madre de que “se pueden tener las mejores herramientas creativas del mundo, pero si no te vendes a ti mismo, nadie lo sabrá”; Uslan se puso en contacto de forma anónima con United Press International en Indianápolis y se quejó, en los términos más duros que pudo, que estaba indignado porque en la Universidad de Indiana se estaba dictando un curso sobre libros de cómics. El periodista, al investigar el reclamo, entrevistó posteriormente al instructor del curso, Uslan. La historia fue recogida por periódicos de todo el país. Otros periodistas llegaron a la clase y la historia se volvió viral. Uslan incluso recibió una llamada del editor en jefe de Marvel Comics, Stan Lee, quien le dijo: “Lo que estamos haciendo es muy bueno para la industria del cómic. ¿Cómo puedo ayudarle?” Sol Harrison, vicepresidente de DC Comics, también ofreció su apoyo y se ofreció a pagarle un vuelo a Nueva York para discutir las maneras de trabajar juntos. DC Comics le ofreció una pasantía de verano.

En una cuerda floja sobre las cataratas del Niágara

Una noche, mientras trabajaba en DC Comics, Uslan encontró al editor Denny O’Neil en estado de pánico debido a que necesitaba un guión para La Sombra al día siguiente, y no tenía ninguna idea. Uslan dijo: “yo lo hago”, aunque no lo hizo. Inventando un relato de la nada, Uslan tejió algunos hechos que sabía de la década de 1930, período en que La Sombra tiene lugar, para inventar la historia de unos contrabandistas que van por las cataratas del Niágara en barriles y la Sombra que lucha contra un villano sobre una cuerda floja sobre las cataratas. O’Neil se tragó el anzuelo y le dijo: “¿Puede tener listo este guión en mi escritorio mañana por la noche a las 6:00?”. Uslan respondió: “No hay problema”, y, en ese momento, se convirtió en escritor de DC Comics. Después de pasar toda la noche despierto, Uslan entregó el guión.

Un par de semanas más tarde, Julius “Julie” Schwartz, editor de DC, y, según Uslan, “el editor más importante de los cómics”, lo vio en el pasillo y dijo: “Oye, chico. Leí tu guión de la Sombra . No estuvo nada mal. ¿Te gustaría intentar escribir sobre Batman?”. Su sueño se había hecho realidad, y Uslan escribió su primera historia de Batman.

Sobre la base de esa victoria, se fraguó un nuevo sueño. Recordando la cursi serie de televisión Batman, Uslan estaba decidido a hacer una película oscura y seria sobre Batman, que reflejara el punto de vista que el personaje había tenido desde su niñez. Fue a ver a Sol Harrison, presidente de DC Comics, con su idea. Harrison le dijo que desde la serie de televisión, nadie estaba interesado en ver Batman en la pantalla. Harrison le sugirió que dejara de lado la idea y obtuviera sus credenciales.

Después de la universidad, Uslan decidió que su siguiente paso sería ir a la escuela de derecho. Sin los fondos necesarios, sin embargo, “hizo lo impensable” y vendió 20.000 de sus cómics para pagar tres años de la matrícula de la facultad de derecho y comprar un anillo de compromiso para su futura prometida.

En la escuela de derecho, estudió comunicación y derecho del entretenimiento. Después de graduarse, consiguió trabajo en el único estudio con sede en Nueva York en ese entonces, United Artists, donde supervisó los asuntos jurídicos de una serie de películas, entre ellas las tres primeras películas de Rocky, Toro salvaje y Apocalypse Now. UA era un gran campo de entrenamiento, dijo Uslan, pero él no estaba interesado en ser abogado: quería hacer películas basadas en cómics.

Uslan estaba convencido de que si fuera el dueño de los derechos de las películas de Batman, todos los estudios estarían dispuestos a hacer la película. “Después de todo, ¿cómo no lo podrían ver? Las secuelas, la animación, el merchandising, todo lo que vendría junto con una franquicia de la película de Batman”.

“Insistió en ejercer presión sobre DC para llegar a un acuerdo por los derechos cinematográficos. Finalmente, el 3 de octubre de 1979, después de una negociación de seis meses, Uslan y su socio, Benjamin Melniker, fundaron Batfilm Productions y adquirieron los derechos cinematográficos de Batman por una suma no revelada. Luego Uslan entró a la oficina de su jefe y se despidió. Su jefe le imploró que se quedara un año más, ofreciéndole un aumento de salario, y señalando que la esposa de Uslan estaba embarazada, que estaba construyendo su primera casa, y que hacer una película podía llevar varios años. (Finalmente se necesitaron 10). Después de pensar en ello durante toda una noche y discutirlo con su esposa, Uslan fue a la oficina de su jefe y se despidió.

A pesar de su entusiasmo por el proyecto, Uslan fue rechazado por todos los grandes estudios de Hollywood. Le dijeron que estaba loco por tratar de hacer una película basada en una vieja serie de televisión. O que él no podría crear un Batman oscuro y serio porque el personaje cursi de la televisión era el único Batman que el público recordaría.

Algunos de los rechazos que recibió Uslan fueron extraños. Después de “dar [su] corazón” en Columbia Pictures, el jefe de producción sacudió la cabeza y le dijo a Uslan que Batman nunca tendría éxito porque la versión fílmica de Annie de Columbia Pictures no tuvo éxito. “¿La pequeña niña pelirroja que canta ‘Tomorrow’?”, preguntó un desconcertado Uslan. “¿Qué tiene que ver eso con Batman?”. “Vamos, Michael, los dos vienen de las tiras cómicas”, fue la respuesta.

En su antiguo trabajo, United Artists, a Uslan le dijeron que a una película sobre Batman y Robin no le iría bien, porque a la película de Robin Hood, Robin y Marian, no le fue bien. Un Uslan sorprendido salió de la habitación preguntándose cuál era la relación de esa película con su propuesta de una película de Batman. “Solo pude concluir que rechazó a Batman porque ambos tenían el término ‘Robin’ en el título. No hay ningún otro vínculo en absoluto”. (En una reciente entrevista en su casa de Nueva Jersey, Uslan se sentó con Knowledge@Wharton para discutir sus puntos de vista sobre la industria del cine y el entretenimiento popular).

Después de haber obtenido los derechos de la película, pasarían otros 10 años antes de que se estrenara Batman (en 1989). En el camino, Uslan gastó varias veces “hasta mi último dólar” y comenzó a preguntarse, “¿Tengo razón? ¿Estoy siendo terco?”. Pero él estaba convencido de que se aferraba a la idea correcta.

Por último, Uslan se puso en contacto con el director Tim Burton y el diseñador de producción Anton Furst. “Fue Tim Burton quien entendió que si íbamos a hacer lo que en ese momento era revolucionario, la primera película oscura y seria sobre el superhéroe de un cómic, era mejor que la audiencia creyera en Ciudad Gótica desde la apertura de la película. Si no fuera así, ellos nunca creerían que había un tipo que se vestía con un traje de murciélago para luchar contra alguien como el Guasón. “Furst creó la apariencia de la ciudad basado en la descripción del guión de la metrópoli como “Ciudad Gótica: Como si el infierno hubiera hecho erupción desde debajo de la tierra”.

Jack en el papel del Guasón

Luego vino lo que Uslan describió como “el día más maravilloso de mi vida hasta ese momento, cuando me enteré de que Jack Nicholson había sido contratado oficialmente para hacer el papel del Guasón”. Uslan estaba en el séptimo cielo. Pero no duró mucho. Diez días después, un ejecutivo llamó y le preguntó a Uslan sobre la idea de Burton de que Batman fuera interpretado por Michael Keaton. Después de pasar nueve años de su vida tratando de llevar una oscura y seria Batman a la pantalla, la idea de un cómico en el papel principal trajo las imágenes de los tontos programas de televisión “Batman”. “¿Mr. Mom como Batman? Estaba anonadado”, dijo Uslan.

Trató de convencer a Burton de que Keaton no era el más adecuado para el papel. “Es un comediante. No es un actor serio. Tiene mi altura, no tiene músculos y, por dios, no tiene una mandíbula cuadrada”, recuerda Uslan. Pero el punto de vista de Burton era que “una mandíbula cuadrada no hace a Batman”, recuerda Uslan. El director le dijo que la historia no era “acerca de Batman”. Tiene que ver con Bruce Wayne. Tengo que ser capaz de convencer a la audiencia, si queremos que realmente crean en un superhéroe oscuro, de que Bruce Wayne es un hombre tan obsesionado al punto de ser psicótico, y que el público dirá: “Sí, ese tipo se pondría un traje de murciélago y saldría a luchar contra el crimen”. Burton también señaló que, con la presencia de Nicholson como el Guasón, no podrían hacer que un actor desconocido interprete a Batman, porque “Nicholson arrasaría la pantalla con su presencia”, señaló Uslan. Después de ver la actuación de Keaton en un primer corte de la aún inédita Clean and Sober, Uslan se dio cuenta de que Keaton podría hacerlo.

Y funcionó. Uslan recuerda que la película, que fue un “éxito enorme, enorme”, ha influido en el aspecto y el estilo de todas las películas de superhéroes posteriores. De hecho, el ejecutivo del estudio de la película de “Robin y Marian” lo llamó para felicitarlo por Batman diciendo: “Siempre he dicho que usted era un visionario”. Esto produjo la siguiente epifanía de Uslan: “Si no les crees cuando te dicen lo terribles y lo malas que son tus ideas, entonces no les creas cuando te dicen lo maravilloso que eres y lo grandes que son tus ideas. Sólo sigue creyendo en ti y en tu trabajo, y te irá muy bien”.

Hubo tropiezos en el camino, incluyendo varias películas después de la salida de Burton de la serie, en particular Batman por siempre y Batman y Robin, que tuvieron menos éxito para la crítica y a nivel comercial. Sin embargo, Uslan persistió, y, finalmente, se puso en contacto con el director Christopher Nolan, que con Batman inicia y El Caballero de la Noche, reinventó la serie de una manera que elevó el nivel de las películas de cómics. Nolan convirtió la fantasía gótica de Burton en un mundo creíble de horror moderno. Como dice Uslan, “cuando sales de ver El caballero de la Noche, ya no tienes que decir ‘Esa fue una gran película de cómic’. Finalmente puedes decir, ‘Esta es una gran película“.

Cuando contó esta historia en la New York Comic Con, Uslan observó al público, muchos de los cuales lucían camisetas de cómics o estaban vestidos con el traje de sus personajes de cómics favoritos, y destacó que cuando tenía su edad, estaba “sentado en las mismas sillas en las que están sentados en este momento”. Y concluyó: “Si tienes la pasión, si tienes algo que te inspira, si estás dispuesto a [tolerar] un alto nivel de frustración, puedes tener éxito. Yo no era diferente a ninguno de las personas en esta sala, y si yo lo pude hacer, no hay razón por la que ustedes no lo puedan hacer”.

Enlaces relacionados

“Juré que algún día, de alguna manera, borraría de la conciencia colectiva de la cultura del mundo tres pequeñas palabras: pow, zap, y zas. Esa se convirtió en mi misión en la vida.”
This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion