¿Qué es una ciudad inteligente?

Muchos comparten la esperanza de que los turbulentos centros urbanos de hoy en día puedan transformarse en las ciudades inteligentes del futuro. En los últimos años, este término se ha hecho popular en el mundo del desarrollo económico, que trata de mejorar el bienestar económico, político y social de las personas. Definir con exactitud qué es una ciudad inteligente puede ser un desafío. Las ciudades inteligentes buscan transformar el paisaje anticuado de los centros urbanos en espacios viables, sostenibles y habitables que a menudo utilizan la última infraestructura tecnológica para mejorar la vida de los residentes y atraer nuevos negocios y habitantes. Con la ayuda de nuestra publicación hermana Knowledge@Wharton, aquí hay algunas dimensiones diferentes de la revolución de las ciudades inteligentes actuales:

Transformar el caos. Comprender las ciudades inteligentes es separar los problemas reales de los “tontos”. Las ciudades actuales tienen que cargar con ciertas cosas como presupuestos limitados, atascos, contaminación, viejas regulaciones de zonificación, infraestructura descuidada (puentes y carreteras) y un sinfín de divisiones políticas. A menudo, su tecnología es obsoleta e inconsistente: un departamento de la ciudad está actualizado, mientras que otro sigue funcionando con un software desactualizado. Es la capacidad de abordar este tipo de problemas lo que ha hecho que el concepto de ciudad inteligente sea tan atractivo para tanta gente. El objetivo de las ciudades inteligentes no es crear escenarios para la tecnología sino, según el Consejo de Ciudades Inteligentes, usar tecnología de la información y las comunicaciones: sensores inteligentes, Internet de las Cosas (una estructura que conecta objetos cotidianos como vehículos y electrodomésticos a través de sensores, software y electrónica) y aprendizaje automático para mejorar la “habitabilidad, viabilidad y sostenibilidad” de los residentes de las principales ciudades como Miami, Nueva York y Filadelfia.

Tomemos, por ejemplo, Filadelfia, una ciudad de Pensilvania, EE.UU., que fue una de las únicas cinco áreas urbanas en recibir una subvención Smart Cities Council Readiness Challenge en 2017. Filadelfia ha trabajado arduamente en su proyecto de ciudad inteligente. Tanto los tecnólogos como los grupos de desarrollo de vecindarios están hablando ahora, por ejemplo, sobre cómo la tecnología inteligente y el Big Data pueden ayudar a satisfacer las necesidades de los vecindarios donde la alfabetización básica y el acceso a Internet son problemas apremiantes. Si bien Filadelfia ha sido durante mucho tiempo un líder en inclusión digital (la ciudad tiene una red de más de 50 centros públicos de acceso a computadoras basados ​​en la comunidad), cerrar la brecha digital ocupa un lugar destacado en su lista de objetivos de ciudades inteligentes. Este es solo un ejemplo de cómo una ciudad parece volverse “más inteligente” para sus residentes.

Es una misión global. PricewaterhouseCoopers (PwC), una empresa de servicios de consultoría, identifica la rápida urbanización como una de las cinco megatendencias que transforman nuestro planeta. PwC informa que las ciudades son “motores económicos mundiales hambrientos y el motor económico de la economía global”, a lo que hay que sumar 1 millón más de personas a la población urbana mundial cada semana. Tiene sentido que muchos economistas, tecnólogos e ingenieros de todo el mundo estén descubriendo cómo hacer que las ciudades sean mejores y más inteligentes. India es un ejemplo de alto perfil. En los últimos años, el país ha estado trabajando en una misión masiva de la ciudad inteligente “para promover ciudades que proporcionen infraestructura central y proporcionen una calidad de vida decente a sus ciudadanos, un entorno limpio y sostenible y la aplicación de soluciones ‘inteligentes'”, de acuerdo con el Ministerio de Desarrollo Urbano de la India, que encabeza el programa de ciudades inteligentes. En 2016, India anunció las primeras 20 ciudades seleccionadas en su plan de 100 ciudades. Barcelona, ​​en España; Londres, en Inglaterra; y Singapur se encuentran entre otras ciudades globales que están trabajando hacia tecnologías, edificios, servicios públicos, transporte e infraestructura vial más inteligentes.

Donde hay ‘inteligencia’, hay innovación. Cualquier combinación de tecnología y una vida mejor inspira a los innovadores en lugares como Silicon Valley en California, EE.UU. Un ejemplo es Sidewalk Labs, una subsidiaria de Alphabet, matriz de Google, que se centra en la innovación urbana. Su objetivo es “reimaginar las ciudades para mejorar la calidad de vida”. Según los informes, la compañía está creando un nuevo tipo de ciudad para acelerar la innovación urbana y servir como un faro para las ciudades de todo el mundo.

También tiene todas las piezas que ayudan a reconstruir esa ciudad inteligente, como el mercado de bicicletas inteligentes. Ofo y Mobike inventaron el mercado de bicicletas compartidas en China (bicicletas de color amarillo brillante alineadas para uso público). Una de las últimas startups en unirse a este espacio es LimeBike, con sede en California, que recibió una inversión de US$ 50 millones a fines del año pasado para expandir su negocio en EEUU. ¿Cómo encaja esto en el modelo de ciudad inteligente? Más bicicletas disponibles significa transporte accesible para los residentes, menos automóviles en la carretera y menos impacto en la infraestructura y el medio ambiente.

Los camiones de basura alimentan una nueva forma de pensar. La revolución de las ciudades inteligentes requiere creatividad y conectividad. Los expertos se reúnen en foros, seminarios, simposios y conferencias para intercambiar ideas y abordar los desafíos inherentes a la creación de ciudades del futuro. Construir ciudades inteligentes a menudo significa usar servicios y recursos existentes de una manera completamente diferente e inesperada.

Rubicon Global es una compañía de tecnología enfocada en mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de los desechos comerciales, como la basura. Hace aproximadamente un año, la compañía comenzó a adaptar su tecnología inteligente para su uso en las ciudades. Según Michael Allegretti, vicepresidente senior de políticas y estrategias de Rubicon, una de las metas de la compañía era utilizar su tecnología para atender las necesidades de los departamentos de saneamiento y sostenibilidad, “que históricamente están aislados y trabajan para alcanzar objetivos de política totalmente diferentes”. En otras palabras, la idea era lograr que los departamentos de la ciudad que trabajan solos comenzaran a comunicarse entre sí.

Equipados con tecnología Rubicon, los camiones recolectores de basura en ciertas ciudades ahora recopilan y comparten datos con los departamentos de saneamiento y sostenibilidad en las ciudades. Los sensores en los camiones recopilan datos que ayudan a mejorar la eficiencia de la recolección de basura (cuándo se recoge la basura, qué tan bien funcionan las diferentes rutas y camiones), mientras que otros datos (qué hay en el desecho, cómo varía de un vecindario a otro; qué son las tasas de contaminación de reciclaje) aumenta la cantidad de desechos que se desvían de los vertederos.

Rubicon visualiza formas en que su tecnología puede unir a otros departamentos independientes también. “Queremos convertir el camión de basura en un centro de datos itinerante”, dijo Allegretti. “Los camiones de basura suben y bajan por todas las calles de todas las ciudades del mundo al menos una vez a la semana. Ese es un enorme potencial sin explotar por los gobiernos”. A medida que recogen basura, el camión también puede recopilar información sobre cualquier cosa, desde líneas eléctricas caídas hasta automóviles abandonados, desde la calidad del aire hasta niveles de ruido. Y estos datos se pueden actualizar semanalmente. “Mi definición de ciudad inteligente es interconectada”, dijo Allegretti. “Si hacemos que todos los departamentos reproduzcan la misma hoja de música, sería un gran paso. Y los camiones recolectores de basura, de todas las cosas, pueden ser los que reúnan toda esa información, la lleven de vuelta a un lugar y la distribuyan a todos los departamentos para que puedan actuar en consecuencia”.

This entry was posted in Artículos, Tecnología. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion