Sharge: La economía colaborativa llega a la energía y los autos eléctricos

Alex Sicart, David Andrés y Elsa Rodríguez, todos ellos de 17 años y estudiantes de 1º de Bachillerato, han llevado la economía colaborativa al campo de la energía con su startup Sharge. Este tipo de economía, basada en el intercambio de bienes y servicios a través de plataformas tecnológicas, algunas tan conocidas como Uber o AirBnB, representan todo un desafío para las empresas tradicionales y los gobiernos, pero una oportunidad para los consumidores.

Con Sharge, estos jóvenes españoles plantean que los conductores de coches eléctricos puedan recargar la batería de sus vehículos con la colaboración de cualquier persona dispuesta a compartir la energía que llega a su vivienda o empresa y así obtener un beneficio a cambio. Tan solo es necesario una app para que los conductores puedan localizar a los usuarios disponibles en un área geográfica cercana y un pequeño cargador con un dispositivo instalado para registrar el consumo y los pagos realizados a través de una moneda tipo bitcoin, llamada sharecoin.

El sharecoin fue la manera que encontraron estos jóvenes emprendedores para sortear el primer gran escollo de su invento: compartir energía entre particulares es actualmente ilegal en España. En esta entrevista, Sicart, que ya figura en la lista de jóvenes innovadores europeos de Forbes, explica cómo superaron este y otros obstáculos para sacar adelante Sharge y por qué el futuro de las plataformas de economía colaborativa podrían tener los días contados.

K@WHS: ¿Cómo surge la idea? ¿Qué problemas pretendíais resolver con Sharge?

Alex Sicart: La idea surgió en un bar mientras tomábamos unas pastas. Estábamos participando en el concurso Audi Creativity Challenge, cuyo objetivo era generar ideas para transformar la movilidad del futuro. Habíamos identificado un problema: sabíamos que los autos eléctricos eran el futuro, pero tenían que superar el obstáculo que representan los puntos de recarga [por su escasez y estado]. Nos enfocamos en este problema y cuando pasamos a la siguiente fase, que consistía en dar con ideas disruptivas para solucionarlo, nos dimos cuenta de que si creábamos puntos de recarga, como empresa tendríamos que invertir mucho dinero. Si alquilábamos coches para ayudar a los autos que se hubiesen quedado sin batería en la calle, esto también requeriría mucho dinero. Entonces nos vino a la cabeza que lo ideal es que fuera la propia gente la que lo compartiera [el punto de recarga] y esto pasaba por usar un modelo como el de AirBnB.

K@WHS: ¿Habéis llevado la economía colaborativa a un nuevo terreno, el de la energía? En este sentido, ¿con qué tipo de problemas os habéis encontrado? ¿Cómo los habéis superado?

Alex: Después de dar con la idea surgieron los primeros problemas legales y otros. Por ley, no se puede vender la energía en España. Por otro lado, los proveedores en la economía colaborativa [usuarios dispuestos a compartir] no pueden obtener un beneficio, sino que simplemente lo deben hacer por placer. Estos fueron los dos primeros escollos.

En la vecina Francia, por ejemplo, sí se puede vender la energía desde hace años y en España también era así hasta la entrada en vigor de la ley actual. El modelo de Sharge, sin embargo, sí es aplicable en España, y exportable a otros países, gracias a la tecnología blockchain o cadena de bloques [detrás de criptomonedas como el bitcoin y que permite un registro certero y verificable de todas las transacciones]. A través de ella hemos conseguido que no tengas que formar parte de la red de las compañías eléctricas, para ello operamos con una divisa que se llama sharecoin, que tiene un valor monetario equivalente en euros.

Yo soy el CTO (Jefe de Tecnología) de nuestra startup y ya había trabajado en otros proyectos de bitcoin y conocía el terreno de las criptomonedas.

K@WHS: ¿Cuál es el estado de la economía colaborativa en estos momentos? ¿Se considera más una amenaza que una oportunidad por parte de los gobiernos y empresas tradicionales? ¿Y los consumidores?

Alex: De momento es una clara amenaza para los gobiernos porque tiene el poder de hacer el peer to peer [intercambios de información, productos o servicios en la red] entre personas, aunque en realidad ahora no es del todo así porque existen intermediarios como AirBnB, etc. El futuro apunta a que no habrá ni siquiera estos intermediarios. Los gobiernos tradicionales van a intentar frenar este tipo de economía hasta que se den cuenta del valor que puede tener esto. Ahora mismo no saben si defender al taxista de toda la vida o al que está en Uber, pero optan por defender lo establecido para no generar caos. Los consumidores, en cambio, sí apoyan la economía colaborativa. En ciudades como San Francisco, en EEUU, ya casi no hay taxistas.

K@WHS: Entonces, ¿cuál creéis que será la evolución de este tipo de empresas, como Uber, etc?

Alex: En el futuro no veo ni a los gobiernos ni a compañías como Uber o AirBnB como claros ganadores, porque no creo ni que existan estas empresas. Ya se están creando contratos y empresas establecidas en una blockchain que tienen el poder de hacer que se cobren 0 euros en comisiones por lo mismo que están haciendo estas plataformas tecnológicas. En el futuro haremos los mismo que estas compañías pero con 0 de comisiones, sin intermediarios que se lleven el 30% o el 40%.

K@WHS: Volviendo a Sharge, a medida que los fabricantes vayan resolviendo los problemas de la falta de autonomía de los autos o los puntos de recarga públicos vayan aumentado, ¿tendrá sentido vuestra innovación? ¿Por qué?

Alex: Sí, claramente por un motivo: nosotros utilizamos un producto que está conectado a Internet y eso le da un valor impresionante. En cambio, el 100% de los puntos de recarga en Barcelona, por ejemplo, no están conectados a Internet por lo que el conductor no sabe si están disponibles, están cargados con batería suficiente o están rotos… Ahí es donde nosotros intervenimos.

K@WHS: ¿Cómo veis el futuro de aquí a cinco o diez años desde el punto de vista de Sharge?

Alex: Ya estaremos con un prototipo comercializado a gran escala y distribuido con el fabricante de autos Audi, que es con quien tenemos una colaboración. Pensamos empezar la distribución a todos sus concesionarios a finales de este año para hacer pruebas con sus usuarios.

K@WHS: ¿Y vuestro futuro? ¿Cómo habéis evolucionado, a nivel personal y profesional, desde que empezasteis a emprender? ¿Dónde os veis de aquí a cinco o diez años?

Alex: Yo, a los 13 años, creé una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles. En ese momento me propuse con mi socio crear una aplicación para nosotros mismos que nos ayudara a la hora de hacer los deberes. Siempre teníamos problemas porque nos costaba realizarlos, pero no teníamos profesores particulares y necesitábamos que usuarios de nuestra misma edad, y no más mayores o con conceptos más avanzados, nos contaran las cosas de una forma sencilla y rápida. Creamos una app y la presentamos a varios concursos. Como ganamos tuvimos la oportunidad de estudiar en una escuela de negocios y visitar diferentes sedes de Google. Fue el inicio de una inquietud que sigue en mi corazón.

En cuanto al futuro, nunca se sabe… puede que sigamos trabajando con Sharge o la vida nos lleve a hacer otras locuras vinculadas a Sharge. Si no sabes arriesgarte en el mundo de las startups, mejor ni acercarte a ello. Arriesgar y pasión son las claves de este tipo de empresas, tu startup eres tú y tú eres tu startup. Este tipo de empresas están claramente identificadas con las personas detrás de ellas. Por ejemplo, la personalidad excéntrica, cerrada y meticulosa de Steve Jobs se identifica claramente con sus productos excéntricos, cerrados y sencillos de usar. El emprendedor es siempre una imagen de su producto.

A nivel personal, me he planteado mucho la posibilidad de ir la universidad. Estudiar en EEUU es una posible opción, otra es estudiar en España en bootcamps, que son cursos muy intensos de algo en concreto; lo que necesitas, ni más ni menos. Esta es una opción muy interesante en el campo de la programación, donde ahora piden cosas muy concretas y muy actualizadas.

This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Medio Ambiente, Tecnología. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion