GoRaymi, el concepto de turismo inclusivo de dos adolescentes ecuatorianos

Carla López leía con enorme interés las guías turísticas que había publicado su abuelo hace unos 30 años, las primeras en que la cultura y el patrimonio de los pueblos de Ecuador tenían un papel protagónico en el turismo. “Yo crecí leyendo esas guías sin saber lo que pasaría a mi vida”, cuenta. Todo este conocimiento acumulado cobró sentido tras su paso por el StartUp Weekend Woman de Guayaquil (SWWGye), en 2015, de donde salió convencida de que su idea de negocio, llamada RaymiCuna —“nuestras fiestas” en la lengua indígena kichwa— podía transformarse en una empresa real.

Tras la experiencia, Carla decidió fundar junto a su hermano Sebastián una innovadora plataforma digital para la promoción y difusión de los pequeños actores del sector turístico en su país, como los gestores culturales o los artesanos, que suelen quedarse fuera de las grandes guías y los catálogos, con el objetivo de que a través de ella se incorporen de forma gratuita al mercado de la oferta y la demanda en Internet. La financiación provendrá del cobro de comisiones por la venta de productos y servicios de los proveedores turísticos del país, las tarifas pagadas para la promoción de festividades y ferias celebradas por los Gobierno locales y, a más largo plazo, de la venta de datos estadísticos sobre patrones de consumo de los usuarios.

La novedad del proyecto, que actualmente se encuentra en su fase piloto y será lanzado oficialmente a finales de año, radica, sobre todo, en su carácter inclusivo, lo que ha reportado a Carla y Sebastián, de 15 y 16 años, respectivamente, varios premios y visibilidad tanto a nivel local como internacional. Estos chicos originarios de Riobamba, en el centro de Ecuador, relatan en esta entrevista las dificultades de convertirse en emprendedor durante la adolescencia y por qué su emprendimiento necesita un pacto social de todo el país.

K@WHS: ¿Cómo fue el pasó del concepto inicial al diseño de la plataforma? ¿Qué fue lo más difícil y cómo lo superasteis?

Carla: Pasaron muchos meses desde la participación en el SWWGye hasta lograr empezar con el proyecto. En esos meses encontré a mi primer socio, mi hermano Sebastián, con el cambiamos nuestros juegos por hablar de RaymiCuna, el nombre original de la startup. Nos tomamos la tarea muy en serio, buscamos tutoriales en YouTube que nos permitieron profundizar en nuestro Business Canvas Model [modelo de negocio] y empezamos a buscar ayuda en toda nuestra familia. Tuvimos mucha suerte, porque ellos vieron con agrado nuestra última travesura y rápidamente entendieron que íbamos en serio.

Sebastián: Tal vez lo más difícil se ha dado fuera de nuestra familia, la gente suele mirar con incredulidad nuestras acciones. Por una parte nos enseñan que “los jóvenes somos el futuro de la Patria”, por otro lado quedan aspectos por resolver. Por ejemplo, las convocatorias a concursos de emprendimiento tienen límites de edad: mínimo 18 años. Nosotros tenemos 15 y 16… Sin embargo, poco a poco se van superando estas barreras y estamos logrando pasar del selfie con jóvenes emprendedores al verdadero apoyo, ha sido duro generar confianza, pero lo estamos logrando.

K@WHS: ¿Qué papel juega la familia en este proyecto? ¿En qué momento y por qué se convierte en una startup familiar?

Carla: Para dos adolescentes es el único camino. En nuestro ecosistema de emprendimiento a empresas maduras, con socios experimentados, conseguir financiamiento y apoyo es un proceso que puede durar años. En el Ecuador no hay financiamiento para ideas, los inversores apuestan por empresas consolidadas con resultados sostenidos por años. Luego nuestra edad nos excluye de cualquier tipo de concurso o iniciativa de apoyo. Es por esto que con una buena idea y cero dólares, encontramos familiares que han apostado por nuestro sueño. Primero estuvo Sebastián, luego mis padres, que nos han permitido y facilitado distribuir nuestro tiempo para viajar a la capital del Ecuador para participar en capacitaciones o concursos. Nuestros padres juegan un papel muy importante, el equipo de GoRaymi ha dado 6 veces la vuelta al mundo, en 14 meses participamos en el GES 2016 (Encuentro Mundial de Emprendimiento) en Silicon Valley, estuvimos en Toyama (Japón), Santiago de Chile. En enero nos vamos a Costa Rica para nuestro primer TED. Hemos ganado 5 premios nacionales de emprendimiento. Todo esto posible gracias a la visión de nuestros padres que no han dudado en alentarnos.

Sebastián: En agosto del año anterior logramos armar nuestro equipo, se unieron varios de nuestros tíos, cada uno con amplia experiencia en los diferentes ámbitos de nuestro modelo de negocio y es así como en familia hemos aprovechado estos 14 meses para construir las bases de nuestro primer emprendimiento. La primera tarea del equipo fue definir el nombre, así pasamos de Raymicuna a GoRaymi, es decir de “nuestras fiestas” a “salir de fiesta”.

K@WHS: ¿En qué punto se encuentra ahora mismo la empresa? ¿Es viable? ¿Se han planteado una asociación público-privada?

Carla: Cambiar las vidas de los actores más pequeños del turismo, permitiéndoles existir en el mundo de la oferta y demanda de productos y servicios turísticos que existen en Internet, no es una tarea sencilla. GoRaymi busca un pacto social en el que todo el Ecuador debe poner su parte, y consiste en lo siguiente:

  • Que las escuelas y colegios participen en la generación de contenidos sobre la cultura y tradiciones de sus pueblos.
  • Que la academia nos ayude a producir itinerarios y a documentar el saber alimentario de nuestro pueblo.
  • Que los medios de comunicación nos permitan usar los contenidos que sobre turismo vienen produciendo desde hace varios años atrás.
  • La empresa privada puede encontrar en nosotros mecanismos de responsabilidad social.
  • La industria del turismo, principalmente la de pequeña escala, al fin contará con un marketplace que los incluya.
  • Los pueblos al fin podrán pagar para posicionar los cronogramas de sus fiestas, ferias y atractivos turísticos.
  • Gracias a los estudiantes de turismo y gastronomía, con quienes realizaremos actividades de adopción de los actores más pequeños de la industria del turismo, los gestores culturales, artesanales y gastronómicos podrán presentarse por primera vez en Internet.

Sebastián: El pacto social que planteamos es bien ambicioso y tomará mucho esfuerzo y tiempo, sin embargo estos 14 meses [de existencia] nos han servido para preparar el terreno, encontrar aliados estratégicos y a los primeros clientes que están decididos a dar el ejemplo.

GoRaymi es una empresa pensada en lograr un impacto social, nos preocupa más cuantificar cuántas vidas podemos cambiar antes que cuantas utilidades nos puede dejar este negocio. Es por eso que proponemos replantear el concepto de viabilidad. Nuestro modelo de negocio nos permitirá mantener el proyecto en marcha, si todo sale bien, GoRaymi será un negocio muy lucrativo y sabemos que a partir de esa salud financiera podremos hacer que nuestra meta sea más amplia.

Las alianzas público privadas son una meta en nuestra hoja de ruta, nos estamos preparando para en el próximo año plantear al Gobierno varias líneas de acción, la gente se ríe cuando decimos: ¿Por qué no remplazar el portal de promoción turística del Ecuador, por GoRaymi?, ¿Por qué no dejar que la empresa privada gestione ese espacio en la web? El tiempo nos dirá si logramos construir en el futuro, un portal de promoción inclusivo, que pase de promocionar 35 destinos y logre promocionar a los más de mil pueblos que existen en nuestra patria.

K@WHS:¿Cuál es el mayor reto de la empresa en estos momentos y cómo lo estáis superando?

Sebastián: Nuestra plataforma tiene 3 pilares: página web, app y fanpage. En este punto la web y el fanpage están listos. Sin embargo, nos queda un largo camino de desarrollo de nuestra app. La app es la que incluirá un botón de pago para cerrar el círculo que supone el marketplace, [En Ecuador hay más de 10 mil proveedores de turismo, cada uno con un catálogo de por lo menos 20 productos y servicios] Este hito es crítico y demanda de mucho esfuerzo humano y principalmente económico. Es por este motivo que estamos preparando nuestro plan de ventas, necesitamos juntar un capital para acelerar el desarrollo de la app [será lanzada en febrero de 2017].

K@WHS: ¿Donde se ven de aquí a 5 años con su empresa y a nivel personal?

Sebastián: Este es mi último año de colegio, este rato estoy buscando una universidad. GoRaymi me ha permitido encontrar conceptos que no se escuchan en las aulas: innovación social, gestores del cambio, economías colaborativas, son ideas que ahora rondan en mi mente y que seguro definirán mi vida académica. GoRaymi es el primero de varios emprendimientos que deseo realizar en mi vida, es una hermosa escuela en donde he podido aprender a escuchar el consejo de extraños, he aprendido a confiar en la buena voluntad de instituciones y principalmente donde he aprendido que el camino de construcción de una empresa requiere de sacrificio y mucha pasión.

Carla: Con GoRaymi encontré una pasión que estaba escondida, veo como la producción audiovisual es un formato eficiente para contar historias, tal vez por eso es que empiezo a valorar una vida profesional en la producción de cine, quizás el futuro me permita contar las vidas de las personas que con GoRaymi soñamos en cambiar. En 5 años estaré terminando mi carrera profesional y me veo al frente del primer marketplace de turismo inclusivo de América Latina.

This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Impacto Social. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion