La relación de ida y vuelta con los mentores

Una excelente idea y respaldo financiero no siempre son suficientes para lanzar un nuevo negocio exitoso. Si bien los emprendedores con frecuencia se caracterizan por ser personas con iniciativa e independientes, también necesitan asesoramiento, detalles, críticas, guías y aliento para hacer cualquier clase de progreso significativo. Muchos de los emprendedores más eficaces sugieren construir una red de mentores con quienes consultar, (y luego aprender cómo y cuándo escuchar). Robert Herjavek, de Shark Tank, le dijo a la revista Entrepreneur que tienes que “comenzar por estar presente para abrazar las oportunidades de aprendizaje que hay a todo tu alrededor…comenzar a tener conversaciones y sumergirte en los momentos de mentoreo”.

El mentoreo es una relación en la que una persona más experimentada o con más conocimientos ayuda a guiar a una persona menos experimentada o con menos conocimientos. Emily De Lena, de 22 años, fundadora de la empresa de tecnología deportiva DomTech en High Point, Carolina del Norte, cree profundamente en el poder de los mentores. Ella aprovechó un triunvirato de asesores clave para guiar su empresa desde el plan hasta el prototipo. De Lena, dice: “Pienso que siempre fui buena en llegar a otros para obtener apoyo crítico”, y agrega: “tengo un conjunto de habilidades específicas. Sé cuándo necesito ayuda y no tengo miedo de pedirla”.

Un ‘conejo’ ilumina la pista

De Lena se graduó de High Point University en High Point en la primavera de 2016. Mientras todavía era estudiante universitaria, se le ocurrió un producto de tecnología deportiva llamado Track Rabbit, un dispositivo que les permite a los corredores seguir un sistema de luces LED alrededor de una pista de carreras para marcar un ritmo ganador. Como velocista en el equipo universitario, se frustraba cuando no mejoraba “porque no tenía a nadie contra quien correr. Quería una forma de competencia para mejorarme”.

La idea de un conejo humano estuvo dando vueltas por un tiempo, explica De Lena, ya que los atletas se esfuerzan por romper récords mundiales con corredores humanos que marcan el ritmo para distancias segmentadas. “También lo habrás visto en los andariveles de natación cuando los atletas tratan de romper récords”, señala De Lena.

Ahora, DomTech está a punto de lanzar un prototipo llamado LightSpeed para el equipo de fútbol americano de la universidad Wake Forest, gracias a la inspiración de uno de los primeros mentores de ella, su entrenador de pista en la universidad, James Wilson. Es un pivote de Track Rabbit, una versión simplificada que utiliza una pista en interiores, en línea recta, con perfiles de entrenamiento personalizados para que cada deportista mejore su fortaleza y condición para que los jugadores puedan hacer el seguimiento de su velocidad en las 40 yardas.

Wilson es mi “tienda creativa para descartar ideas”, explica De Lena. “Está súper actualizado en cuanto a lo que sucede en la pista y el campo, y entiende lo que desea un entrenador”.

Escuchar de cerca las perspectivas de afuera a veces puede cambiar el curso de tu empresa, agrega De Lena. La decisión de crear LightSpeed, un prototipo más sencillo de la idea original de la empresa, fue una lección que De Lena aprendió del fundador de Netflix, Marc Randolph. Él le hizo comentarios después de que ella le presentara su discurso de ventas mientras era estudiante en High Point. “Su consejo fue que creásemos el producto más mínimo que pudiésemos”, cuenta.

En la universidad, De Lena también se perfeccionó presentando su idea de negocios en dos minutos durante una competencia Elevator Pitch, que requiere que articules los puntos atractivos de tu negocio en el tiempo que te llevaría tomar un ascensor con un inversor. También envió un resumen detallado de 45 páginas a la competencia Business Plan, donde impresionó lo suficiente como para salir segunda y ganar $5.000 en capital semilla para su empresa. A partir de estas experiencias, surgió firmemente la idea de construir relaciones con mentores de apoyo. Además de Wilson, De Lena tiene otros dos asesores importantes a quienes considera su núcleo, cada uno concentrado en una faceta diferente de su negocio. Dice que habla cada semana con su consejo de asesores informales.

Ángeles y conexiones vitales

Poco después del surgimiento de la idea para Track Rabbit, De Lena comenzó a desarrollar una relación de mentoreo con Dalton Grein, un inversor ángel y experto en empresas que recién se inician (“start-ups”). Ella ve su conexión con Grein como de una importancia crítica para el futuro de su negocio: “él no sólo creó varias “start-ups”, sino que escucha discursos de ventas todo el tiempo. Él ayuda con la investigación previa y entiende por lo que estás atravesando”. Y agrega: “también es mi gurú contable. Hay un montón de cosas que no se enseñan en la universidad, como los impuestos trimestrales”.

La tercera mentora de De Lena, y quizás la más importante, es una de sus antiguas profesoras, Kathyrn F. Elliott, quien también es directora de actividad emprendedora en High Point University. “Los mentores son conexiones vitales”, observa Elliott. “Cuando un estudiante deja la universidad por primera vez, es importante no cortar esa línea”.

De Lena es particularmente efectiva en mantener relaciones con los mentores porque está abierta a los comentarios y nuevas perspectivas, destaca Elliott. “Es uno de sus activos más grandes. Tiene muy claro lo que no tiene claro. Deja que el mentor la guíe. No trata de ser la cola que mueve al perro. Pregunta realmente con una mente abierta. Eso es muy importante para que el mentoreo salga bien”.

Los emprendedores también deben mantener a sus mentores actualizados acerca del progreso del negocio y la toma de decisiones detrás de la escena. “Cuando necesitas mentores en una crisis, tienes que gastar un cantidad de tiempo desmesurada en ponerlos al día”, explica Elliott. “La comunicación de ida y vuelta es esencial”. Agrega que De Lena es habilidosa en clarificar los papeles de cada uno de sus asesores. “Sé para qué esta usando a cada mentor”, agrega Elliott.

El tiempo que dedicó De Lena a seleccionar y trabajar con sus asesores, así como el cuidado que toma en nutrir estas relaciones, dio como resultado un desenlace valioso para una joven emprendedora que busca el consejo de profesionales ocupados. Elliott dice: “Nunca tienes problema en aceptar una llamada telefónica de ella”.

This entry was posted in Emprendedores y Líderes, La vida después de High School. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion