‘Business in 3’: análisis forense de los teléfonos celulares, hogares inteligentes y desviación salarial

Bienvenidos a “Business in 3” de KWHS. A partir de este artículo, cubriremos de forma regular eventos actuales seleccionando tres términos diferentes que estén apareciendo en los titulares y ofreciendo una perspectiva más profunda respecto a su significado e importancia en el mundo de los negocios. Nuestra publicación original, Knowledge@Wharton, ayudará con el análisis.

Los seleccionados de esta semana: análisis forense de los teléfonos celulares, hogares inteligentes y desviaciones del salario.

1. Análisis forense de los teléfonos celulares

Cuando surgió esta historia a principios de marzo, se convirtió rápidamente en Apple vs. el FBI. El gobierno federal de EEUU exigió que Apple crease nuevo software para hackear por dentro el iPhone 5C de Syed Rizwan Farook, una de las personas involucradas en los mortales tiroteos de San Bernardino, California, en diciembre de 2015. La batalla que se libró en los medios involucraba a los intereses de la seguridad vs. la privacidad. Esta semana, el FBI abandonó su caso contra Apple después de anunciar que había encontrado una manera de desbloquear el teléfono de Farook con la ayuda de un tercero, que se cree que es la empresa israelí Cellebrite.

Si bien este caso tiene toda clase de implicancias acerca de hasta cuán lejos puede y debería intervenir el gobierno en los negocios privados, y qué rol deberían desempeñar los negocios en las cuestiones de seguridad interna y cibernética, la industria del análisis forense para los teléfonos inteligentes (el uso de la tecnología para investigar delitos) también es intrigante. De acuerdo a su sitio web, Cellebrite brinda “conocimientos profundos dentro de los dispositivos móviles” para desbloquear la inteligencia de los datos móviles, extraer conocimientos detallados, centrarse en investigaciones, unificar equipos de investigación a todos los niveles y producir evidencia que pueda respaldar.

Un artículo reciente en Evidence Technology Magazine señaló que “hoy en día, la mayoría de los chicos malos no comete los delitos usando computadoras. Ahora todos usan dispositivos móviles. Los dispositivos móviles más inteligentes, más poderosos, producen el hallazgo de un tesoro asombroso potencial de pruebas tanto para investigadores como para fiscales. Los detalles críticos de las búsquedas en el historial de navegación, aplicaciones de mensajería, registros de llamadas y publicaciones en los medios sociales con frecuencia revelan lo que estaban haciendo los sospechosos y las víctimas antes, durante y después de que se cometió un delito”.

Las empresas como Cellebrite, incluyendo a competidores tales como Blackbag Technologies y AccessData Group, se convirtieron en expertos en análisis forense para móviles y el sector más amplio del análisis forense digital, o informática forense (e-forense). Cellebrite se formó en 1999, y evolucionó hasta convertirse en una empresa que se concentra en desarrollar tecnología para el cumplimiento de la ley. Más específicamente, su software para teléfonos inteligentes va más allá de lo que se le permitió a estos teléfonos cuando se los diseñó. Leeor Ben-Peretz, Vicepresidente de Productos para Análisis Forense en dispositivos móviles y Desarrollo Comercial de Cellebrite, le comentó a ZDNet, una fuente de noticias para la industria de TI: “Nuestros sistemas permiten alcanzar el espacio no asignado, donde puedes encontrar todos los archivos que borró el sistema operativo… Nuestros clientes son muchos organismos que investigan delitos de guante blanco, tráfico de droga, control de aduanas y fronteras, antimonopolios, organismos de supervisión de la SEC y hasta prisiones”.

2. Hogares inteligentes

De los teléfonos inteligentes a los hogares inteligentes. Mientras no pasa una semana sin que los hogares inteligentes aparezcan destacados en las discusiones tecnológicas, el actor Alec Baldwin (con la ayuda de pesos pesado como Missy Elliot, Dan Marino y Jason Schwartzman) lanzó el concepto de hogar inteligente de forma más destacada hacia el público en general durante el comercial de este año en el Superbowl para el Echo de Amazon. Baldwin se jactaba de que su dispositivo Echo, impulsado por un asistente personal de inteligencia artificial llamado Alexa, podía transmitir música, pedir cosas y hasta encender las luces. Este es el hogar inteligente, donde cada cosa, desde el entretenimiento y los dispositivos, hasta los sistemas de seguridad, calefacción e iluminación, están todos interconectados.

Un artículo reciente en Knowledge@Wharton destaca que Amazon no es el único gigante de la tecnología compitiendo para convertirse en el pegamento que conecta a varios dispositivos en tu hogar. En Apple y Microsoft están trabajando en tecnologías similares. Samsung tiene un producto llamado SmartThings que controla las funciones hogareñas utilizando una aplicación que funciona con el iOS de Apple o en dispositivos con Android.

Y aún, mientras todos saltan dentro del mercado, el paisaje del hogar inteligente se describe como una serie de silos de tecnología: se yerguen altos y bastante separados en un mundo que necesita estar increíblemente conectado. “Hay demasiados estándares y ninguna plataforma puede incluir a todos los dispositivos”, destaca Saikat Chaudhuri, Director Ejecutivo del Mack Institute for Innovation Management de Wharton. “Me preocupa la interoperabilidad”. El profesor de administración de Wharton, David Hsu, agrega: “La prensa popular está enamorada del hogar conectado, pero nosotros apenas estamos viendo un destello de lo que es posible en última instancia”.

Entonces, ¿qué nos depara el hogar inteligente del futuro? Los expertos opinan que los gigantes de las telecomunicaciones como AT&T, Verizon y Comcast probablemente se abran camino al mercado mediante sistemas de seguridad y luego ofrezcan administrar los hogares inteligentes de los clientes por una tarifa de suscripción mensual. En última instancia, los consumidores tendrán que encender y mantener sus hogares inteligentes.

3. Desviación del salario

¿Qué tienen en común Carli Lloyd, Alex Morgan y Hope Solo, aparte de sus asombrosas habilidades en el campo de fútbol como tres de las mejores jugadoras de fútbol femenino en los EE. UU.? Se les paga mucho menos que a los jugadores hombres, a pesar de que muchos sostienen que hacen tanto, si no más, para promover la imagen y valor económico del fútbol estadounidense.

Esta semana, Lloyd, Morgan y Solo, junto con otros dos miembros del equipo de fútbol nacional femenino de los Estados Unidos, Becky Sauerbrunn y Megan Rapinoe, presentaron una demanda federal acusando a U.S. Soccer por discriminación en los salarios. La demanda fue presentada ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (Equal Employment Opportunity Commission), la agencia federal que hace cumplir las leyes de los derechos civiles contra la discriminación en el lugar de trabajo. En una declaración, Solo expuso: “Los números hablan por sí mismos. Somos las mejores del mundo, ganamos tres copas de Campeonatos Mundiales, cuatro Campeonatos Olímpicos, y al U.S.M.N.T. [el equipo nacional masculino] le pagan más simplemente por aparecer que lo que nos pagan a nosotras por ganar campeonatos importantes”.

La desviación del salario o la discriminación en el salario ocurre cuando un empleador le paga menos a una mujer que a un hombre por un trabajo básicamente igual. Esta no es en manera alguna la primera vez en que la desviación de los salarios llega a las noticias; es un debate que hace rato hizo furor en el mundo de los negocios, por ejemplo, cuando las mujeres ejecutivas lamentaban la brecha de género en la paga. Las estadísticas sugieren que durante su vida laboral, una mujer ganará $1 millón menos que un hombre simplemente por ser mujer.

La demanda presentada por las estrellas del equipo estadounidense de fútbol femenino sin duda elevará esta discusión, especialmente en los deportes, donde los temas que conciernen a la discriminación en los salarios están fermentando hace rato. El Pew Research Center también acaba de lanzar algunas novedades alentadoras que se ocupan de la desviación en los salarios. En su mirada de esta semana a 10 tendencias demográficas que están tomando forma en los EE. UU. y el mundo, Pew señala que, de acuerdo a las estadísticas, el papel de las mujeres en la fuerza laboral y las posiciones de liderazgo creció drásticamente. Esto incluye un estrechamiento de la brecha de salarios, a pesar de que no se cerró del todo. “La tasa de participación en la fuerza laboral para las mujeres estadounidenses ha crecido en forma pareja desde los años ’60”, explica el artículo. “De hecho, las madres eran el sostén de la familia en forma única o primaria en un registro del 40% de todos los hogares con niños en 2011. La brecha de paga por género se estrechó durante este período, especialmente para las mujeres jóvenes que recién están ingresando a la fuerza laboral, pero aún persiste”.

Los casos como la demanda por discriminación de esta semana mantienen el tema en el frente y enfocan los sectores en los que es más necesaria la acción. ¿Recuerdan ese hackeo a Sony donde se reveló que las actrices Jennifer Lawrence y Amy Adams ganaron menos dinero que sus coestrellas masculinas de la película American Hustle? Lawrence más tarde respondió ocupándose de la brecha de salarios por género en un ensayo para el boletín de Lenny (ver enlace abajo). Las mujeres también están elevando la voz, y los expertos acuerdan que, en consecuencia, hay más gente escuchando. Como dijo Jeffrey Kessler, el abogado que representa a Lloyd y a sus compañeras del equipo de fútbol: “Este es el caso de discriminación en violación de la ley más fuerte que vi en mi vida contra mujeres atletas”.

This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos, Dinero y Tú. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion