Micromecenazgo, creatividad y ‘kickflips’ en una iglesia de España

Danny-Leon-temple

Danny León, un skater de 20 años considerado el mejor de su especialidad en España en 2015, vivió una experiencia casi mística cuando tuvo la oportunidad de patinar en una iglesia de principios del S. XX cuyas bóvedas, vidrieras y paredes acababan de ser pintadas por el artista español Okuda San Miguel, un referente internacional del arte urbano. “Es increíble patinar aquí dentro, mire donde mire, descubro nuevas formas, nuevos detalles”, comentó León al patrocinador del proyecto, Red Bull Spain, después de inaugurar la pista.

El skater español no ha sido el único en sucumbir a la belleza y originalidad de la llamada Iglesia Skate, también conocida como Kaos Temple tras la intervención de Okuda San Miguel. Numerosos skaters, amantes del arte contemporáneo y periodistas de todo el mundo ya la han calificado de joya arquitectónica o Capilla Sixtina del skateboarding.

¿Pero cuál es la historia detrás del nacimiento de esta obra de arte que ha necesitado enormes dosis de colaboración, tanto personal como financiera? Es, por un lado, un caso de estudio inspirado en la cultura que pone de manifiesto el poder del crowdfunding, una actividad que consiste en la creación de una campaña online para reunir fondos de simpatizantes a través de sitios web como Indiegogo y Kickstarter. Por otro, esta iniciativa es una maravillosa fusión de arte, negocios y deporte.

El colectivo Church Brigade

Esta historia comenzó en el año 2007, cuando el colectivo de skaters Church Brigade adquiere un templo abandonado en Asturias, norte de España, que poco a poco reconvierte en un skatepark. Los amantes de este deporte necesitaban un lugar donde poder dar rienda suelta a su pasión protegidos de los cerca de 200 días de lluvia al año que recibe la región, y esta iglesia desacralizada se adaptaba a sus necesidades.

No es hasta finales de 2014 cuando Okuda San Miguel conoce el lugar y se ofrece a reinterpretarlo desde el punto de vista artístico. “Sentí amor a primera vista cuando me encontré con la arquitectura clásica de esta iglesia”, comenta. Tan solo había un inconveniente: hacía falta dinero para que la Iglesia Skate se transformara en el Kaos Temple imaginado por el artista.

Okuda San Miguel y su equipo creativo Ink and Movement buscaron una solución: lanzar una campaña de financiación del proyecto a través de la plataforma de crowdfunding o micromecenazgo Verkami. Una plataforma de crowdfunding como Verkami es “un sitio web donde los artistas y los creadores de cualquier parte del mundo pueden presentar sus ideas y proyectos y financiarlos con la complicidad de su público y fans”, señala Jonás Sala, cofundador de la plataforma. A cambio, los mecenas –aquellos que hacen las aportaciones– consiguen productos y experiencias únicas relacionadas con los proyectos que despiertan su interés. La palabra ‘Verkami’ proviene del Esperanto y significa ‘amante de la creación’.

Zigor Cavero, de Ink and Movement, destaca que el micromecenazgo “es una fuente de financiación tan válida como cualquier otra y en muchos casos más ventajosa que acudir al banco para pedir dinero o recurrir a marcas comerciales para que te patrocinen”. Según explica, este tipo de financiación cada vez se utiliza más para promover proyectos artísticos como el Kaos Temple o la producción musical, por ejemplo. Aunque también se usa para fines tan diversos como la creación de empresas, la financiación de campañas políticas o la promoción de proyectos sociales.

El sistema de funcionamiento de una plataforma de crowdfunding como Verkami, basado en la recompensa —frente al sistema de donación—, es relativamente sencillo de entender. En él, la gente da dinero a través de una plataforma online sin obtener una recompensa financiera a cambio. Cada proyecto tiene un objetivo de financiación y un plazo de tiempo para conseguir cubrirlo. Finalizado el plazo existen dos escenarios:

En el primero, no se recauda el 100% del objetivo de financiación. Entonces, los compromisos de aportación de los mecenas quedan anulados.

En el segundo, se llega al 100% del objetivo de financiación o incluso se supera. En este caso, el artista recibe el dinero recaudado. En muchos casos, la plataforma suele llevarse un pequeño porcentaje de esta cantidad a cambio del servicio de intermediación y asesoramiento.

Sala, de Verkami, señala que hay dos ingredientes fundamentales para que una iniciativa de este tipo tenga éxito. En primer lugar, “hay que trabajar muy bien la página de la campaña porque se trata de un proyecto que aún no es una realidad, así que hay que hacerlo tangible con vídeos, imágenes y explicaciones detalladas de en qué consiste. Hay que convencer a los mecenas de que el proyecto es sólido y las recompensas que pueden conseguir atractivas”.

En segundo lugar, Sala añade que una vez iniciada la campaña hace falta una muy buena comunicación para llegar al público que pueda interesarle la propuesta. Cavero comenta que los dos tipos de personas que se fijaron como objetivo en el caso del Kaos Temple fueron los interesados en el mundo del skate, así como los fans de Okuda San Miguel o de este tipo de arte. Para incentivar la participación de los mecenas se ofrecieron recompensas como postales, serigrafías o tablas de skate diseñadas por el artista.

El efecto del seguidor

El objetivo de 24.000 euros de la campaña se cubrió sin sobresaltos y el dinero se destinó a cosas como la adquisición de pintura, de materiales artísticos o el alquiler de grúas para que el artista pudiera realizar su trabajo. El 23 de noviembre de 2015 Okuda San Miguel comenzó a pintar la iglesia que fue reinaugurada al público el día 10 de diciembre.

Después de haber pasado por esta experiencia, Cavero destaca los elementos clave para que una campaña de crowdfunding tenga éxito:

  • Tener una idea clara del objetivo del proyecto.
  • Identificar cuál es la cantidad de dinero exacta que necesitas, para que ni te quedes corto y dejes colgados a los mecenas, ni pidas unas cantidad exagerada que no te permita llegar al objetivo.
  • Conocer muy bien al público al que te diriges.
  • Contar con una buena estrategia de comunicación (a través de redes sociales, etc.)

Sala añade que la fase de difusión y financiación de la campaña de crowdfunding puede tener como resultado beneficios inesperados para el proyecto, “como conocer públicos y seguidores nuevos”. En definitiva, dice, una campaña de este tipo “aporta muchos intangibles que pueden llegar a resultar incluso más valiosos que la propia financiación conseguida”.

En su opinión, ser un artista consolidado y, sobre todo, activo en las redes sociales y con una gran comunidad de seguidores “es una gran baza para afrontar una campaña de crowdfunding con garantías”. Sin embargo, él cree que no hace falta ser alguien famoso o un artista de masas para que se te abran las puertas de discográficas, productoras o editoriales. “Si tienes tu comunidad de seguidores, aunque tu propuesta sea minoritaria, si encaja con esta comunidad, podrás llevarla a cabo con su complicidad”, dice.

Cavero, de Ink and Movement, coincide con este punto de vista. “Nosotros —la parte artística de Kaos Temple— lanzamos la campaña de crowdfunding y a posteriori marcas comerciales como Red Bull participaron en el proyecto, ayudando en la comunicación, y se notó. Pero he lanzado otras campañas de crowdfunding en el sector de la música en que, a punto de expirar el plazo, se cubrió el objetivo de dinero fijado gracias a la movilización de unos pocos seguidores”.

Al final, cada persona o iniciativa debería buscar su propio camino a la hora de plantearse la financiación a través del crowdfunding. Todo depende de lo que esperes conseguir. Quizás sirva de inspiración la Kaos Star, una figura recurrente en la obra de Okuda San Miguel, presente también en el Kaos Temple, que representa una colorida y asimétrica ‘rosa de los vientos’, una herramienta gráfica usada por los meteorólogos para ofrecer una imagen sucinta de cómo la velocidad del viento y su dirección se distribuyen típicamente en una ubicación particular.

Este instrumento tradicional viene a decir que “no importa donde estés, o lo que estés haciendo, lo importante es tener tus propias referencias para conseguir tus metas”, concluye Cavero.

This entry was posted in Deportes y Espectáculos, Emprendedores y Líderes. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion