Zina Kumok, bloguera: Ahorrar me preparó para el futuro y me ayudó a encontrar el amor

saving-money

Jóvenes de todo el mundo han estado celebrando la Semana Global del Dinero (GMW) 2015, mientras buscan convertirse en ciudadanos con confianza y habilidad para la economía. Este año, el tema de GMW es: Ahorra hoy. Ten seguridad mañana. El mensaje es bastante claro: si deseas un futuro financiero más seguro, entonces tienes que comenzar hoy a hacer algo acerca de él. En honor a la concientización global respecto al dinero, KWHS le pidió a la bloguera especializada en finanzas personales Zina Kumok, de 26 años, que escribiese sobre uno de sus temas favoritos: ahorrar dinero. Kumok, quien recientemente terminó de pagar $28.000 en deuda por préstamos estudiantiles mucho antes de lo esperado, quiere que sepas que ahorrar es empoderar a tu yo futuro con el dinero de tu yo actual, un hábito que podría, bastante literalmente, cambiar tu vida.

Cuando eres joven, es fácil pensar que no necesitas ahorrar dinero. Aunque estés trabajando en un empleo a tiempo parcial, no es difícil gastar todo lo que ganas. Si tus padres pagan la mayoría de tus gastos, podría parecer tonto no disfrutar tu cheque de paga que tanto te costó ganar.

Pero lo mejor que puedes hacer es ahorrar mientras eres joven. Antes de que estés en la universidad tomando préstamos, antes de que estés trabajando en tu primer empleo real, antes de que tengas una hipoteca. Ahora es el mejor momento para ahorrar. Antes de que tengas obligaciones, cuentas y deudas, deberías aprender a separar tu dinero.

‘Ahorrar es una habilidad’

Si te parece que no tienes mucho por lo cual ahorrar, entonces no estás pensando lo suficiente. El verano antes de la universidad, trabajé en Waffle House de 6:00 a.m. a 2:00 p.m. y luego en PacSun de 5:00 p.m. a 9:30 p.m. Llegaba a casa de Waffle House alrededor de las 2:30 p.m. y contaba mis propinas, mientras todavía olía a papas ralladas y tocino. Luego me duchaba, me relajaba y me encaminaba al trabajo en el centro comercial.

Tuve pocos gastos ese verano. Cuando no estaba trabajando, estaba mirando películas estúpidas con mis amigos y de vez en cuando tomaba un helado. Trabajaba tanto porque quería tener dinero para la escuela, no para cosas como libros o la matrícula, sino para cosas divertidas como recitales, comer afuera y comprar basura inútil en Target.

Ahorré dinero para poder estar preparada. No me interesaba andar dando vueltas en auto con mis amigos de la escuela secundaria ese verano, sin hacer nada realmente. Pero quería saber que si una banda venía a tocar a mi escuela ese otoño, podría afrontar pagar la entrada.

Ahorrar puede ayudarte a apreciar lo que tienes. Si estás tratando de comprar una nueva laptop, gastar $10 en el cine puede parecer una decisión más difícil. Si estás tratando de pagar el seguro de tu auto, quizá te inclines más por ir a Goodwill para conseguir una blusa nueva en vez de al centro comercial. Ahorrar dinero puede significar que encuentres cosas más creativas para hacer con tus amigos. No tiene que significar que vas a vivir como un recluso.

Ahorrar no tiene que sentirse como una privación. Es empoderar a tu yo futuro con el dinero de tu yo actual. Raramente miré atrás y pensé: “Guau, desearía haber ahorrado menos dinero”. Sino que con frecuencia estuve contenta por haber tenido un colchón de seguridad en mi cuenta bancaria.

Ahorrar es una habilidad. La mayoría de la gente no la tiene de manera natural. Como cualquier hábito, lleva tiempo aprenderlo. Por eso es tan vital ahorrar mientras estás en la escuela secundaria. Es importante aprender estos hábitos cuando no tienes mucho que perder. Desearía haber aprendido cómo ahorrar mejor cuando era joven. Confiaba mucho en que mis padres me iban a sacar de un apuro, y no tenía una buena idea de cuánto cuestan las cosas en el mundo real.

Es mucho más difícil aprender cómo ahorrar cuando estás criando una familia o cambiando de carrera. Si aprendes a ahorrar mientras todavía estás en la secundaria, entonces no estarás tentado a contraer deudas con tarjeta de crédito en la universidad ni te verás forzado a tomar un trabajo que pague poco en vez de una pasantía gratuita altamente codiciada que podría ayudar a que te des cuenta de qué quieres hacer con tu vida.

Amor en Londres

Puedes ahorrar para muchas cosas. Recomiendo ahorrar en un fondo de emergencias. No puedo decirte cuántas veces ayudó tener $100 extra o más que había separado en mi cuenta bancaria. Eso fue lo que costó recuperar el auto de mi novio después de que lo remolcaron. Eso es lo que costó pagar un recargo por exceso de equipaje cuando regresé en un vuelo, luego de haber estudiado afuera, en Londres. Eso fue lo que costó pagar una multa por exceso de velocidad en tercer año. Ahorrar dinero puede salvarte la vida.

Ahorrar te da libertad, y posiblemente, mucho más. Debido a que fui aplicada acerca de ahorrar mis ganancias del verano es que pude estudiar en el extranjero en Londres antes de mi tercer año en la universidad. Si no fuera por eso, no hubiese empezado a salir con un chico lindo que conocí en mi viaje, con el que me caso el mes próximo. Empiecen a ahorrar ahora. Simplemente nunca sabes.

Iniciadores de conversaciones

¿Eres un ahorrador? Si lo eres, ¿qué estrategias usas para ahorrar tu dinero? ¿Qué sacrificios has hecho en nombre del ahorro? Si no ahorras, ¿qué podría ayudarte a comenzar a hacerlo?

Describe un momento en que hayas deseado haber tenido ahorros. ¿Cómo habría diferido el desenlace si hubieses tenido dinero en el banco?

Child & Youth Finance International organiza la Semana Global del Dinero (Global Money Week, GMW), que se lleva a cabo cada mes de marzo. Mediante la utilización del enlace que aparece abajo, investiga la GMW 2015 y discute la iniciativa con tu clase. ¿Qué es la GMW? ¿Por qué es tan importante? ¿Cuáles son algunas de las maneras en que los países celebran la GMW? ¿Qué podrías hacer para ayudar a elevar la concientización acerca del dinero en tu propia comunidad?

Enlaces relacionados

“Trabajaba en Waffle House de 6:00 a.m. a 2:00 p.m. y luego en PacSun de 5:00 p.m. a 9:30 p.m. Llegaba a casa aproximadamente a las 2:30 y contaba mis propinas, mientras todavía olía a papas ralladas y tocino.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú, Revisión de la semana. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion