¿Cuán limpio está tu rastro digital?

get-attachment-2.aspx

Ahora que se encuentra en medio de una avalancha de solicitudes de ingreso universitarias, Lillian Donahue no se arriesga a que una mácula de su rastro digital pueda marcar la diferencia a la hora de obtener la aprobación para la Universidad Estatal de Arizona, su opción preferida, y ver cómo alguien más consigue su carta de aceptación.

Donahue está revisando constantemente sus feeds en los medios sociales (Instagram, Snapchat, Facebook, Twitter, LinkedIn) por cosas como idioma sugerente o inmaduro que pudiese ser controvertido o desagradable a los ojos de los profesionales de admisiones en las universidades que podrían estar espiando su vida en línea. Si no está segura de cómo puede interpretarse una publicación, entonces la descarta. “Revisa dos, tres, cuatro veces”, repite la estudiante de último año en Ladue Horton Watkins High School en St. Louis, Missouri. “Sé que absolutamente cada una de mis universidades está observando”.

ADN digital

Los futuros empleadores de Donahue quizá también estén mirando, incluso con varios años de anticipación. Por eso es importante saber qué hay en tu rastro digital y cómo manejarlo para esmerarte para causar la mejor impresión en línea.

Un rastro digital es todas las cosas que publicas en línea en tus cuentas en los medios sociales, en las secciones de comentarios, mientras ejecutas una aplicación o envías un correo electrónico. Cada retweet, Me gusta o +1 es parte de tu historia en línea, y podría ser visto potencialmente por gente que está fuera de tu círculo de amigos y conocidos.

“Todo lo que hacen es parte de su vida, parte de su perfil”, explica Don Goble, maestro de difusión y tecnología de escuela secundaria que publica blogs en teachhub.com. “Están dejando ADN digital en cada lugar al que van. Cualquier clase de palabra o marca que dejan es parte de quiénes son y en qué creen”.

Donahue dice que evitó un “problema serio” al sacar de Twitter una broma sobre uno de sus maestros. Fue hace dos años, y al ser nueva en el servicio de los medios sociales, no entendió el contexto de la broma. “Resultó que no era graciosa en absoluto, y, para afirmar mi inocencia, decidí controlar siempre todo dos veces en los medios sociales, por las dudas que pudiera ser ofensivo”, aclara.

Y las universidades están observando. De acuerdo a una encuesta del año 2013 de los funcionarios de ingresos universitarios realizada por Kaplan, la empresa que realiza guías preparatorias de prueba para los exámenes SAT y ACT, el 29% de ellos buscaron en Google a un candidato, y casi la misma cantidad revisó una página de Facebook u otros sitios de redes sociales para conocer más acerca de ellos.

A pesar de que la mayoría del personal de admisiones no está recurriendo a la web para hacer sus propias búsquedas, el estudio de Kaplan mostró que los porcentajes de aquellos que sí lo hicieron, han estado creciendo en años recientes, así que sólo es cuestión de tiempo antes de que se vuelva algo común.

“La aceptación en la universidad ya es suficiente y extremadamente competitiva así como está”, explica Goble. “Sabemos con certeza que los empleadores están tratando de encontrar cualquier manera de facilitar realmente su decisión acerca de contratar a alguien, y las universidades también lo están haciendo. A igualdad de condiciones en todas las cosas, no querrás que una publicación en Facebook sea el factor decisivo”.

En teachhub.com, Goble escribió un artículo sobre el manejo de tu rastro digital. Algunos de sus consejos fueron:

  • Crear un perfil con detalles sencillos, no específicos acerca de ti, pero que aún sea reconocible como tuyo.
  • Incrementa la configuración de privacidad y usa tus publicaciones que pueden ser vistas de forma pública para ser más profesional y optimista, compartiendo tus logros con todos los que están leyendo.
  • Cuando estés en duda, usa la Regla dorada: trata a los otros como te gustaría que te traten. Si no dirías algo en la cara de una persona, entonces no lo dejes en un comentario en línea.

La buena noticia, sin embargo, es que los mensajes sobre dejar rastros digitales limpios parecen estar funcionando. La encuesta de Kaplan que demostró que más funcionarios de admisiones universitarios estaban utilizando Google y los medios sociales para revisar a los futuros estudiantes, también mostró que la cantidad de ellos que encontraban algo que dañara la imagen caía al 30%, o 5 puntos porcentuales más bajos que la encuesta del año anterior.

“Los medios sociales son una forma excelente de ver un lado más cercano de la gente”, explica Donahue. “Cuando las universidades o empleadores miren mis sitios, quiero que vean a un adulto joven maduro, no a alguien que no sabe deletrear”.

Preguntas

¿Hizo todo bien Lillian Donahue en los medios sociales? ¿Qué aprendió acerca de su persona en línea y cómo manejarla?

¿Por qué crees que los funcionarios de admisiones universitarios y empleadores están usando los medios sociales para conocer sobre los futuros estudiantes y empleadores?

¿Cuáles podrían ser algunas maneras de mejorar tu rastro digital para empleadores futuros?

Enlaces relacionados

“Cuando las universidades o empleadores miren mis sitios, quiero que vean a un adulto joven maduro, no a alguien que no puede deletrear.”
This entry was posted in Artículos, La vida después de High School, Tecnología. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion