Tres pasos críticos para ayudarte a elegir una universidad

decision-making-skills2

Comenzó la vigilia. Los estudiantes de último año de secundaria de todas partes estarán vigilando sus buzones de correo con anticipación expectante durante el próximo mes, ya que las universidades van a estar enviando las cartas de aceptación y rechazo, e información sobre ayuda financiera. Luego llega la hora de la decisión. ¿Qué universidad elegirás?

“Considero que elegir una universidad es la decisión más importante de mi vida”, cuenta Rohon Nandi, estudiante de último año de Eastern High School en Voorhees, New Jersey, quien en las próximas pocas semanas planea decidir dónde pasar por lo menos los próximos cuatro años. Se presentó a 11 universidades de la costa Este. “Es alucinante darte cuenta de que existen varias rutas y experiencias diferentes que podría seguir”, simplemente por elegir una universidad en lugar de otra. Twitter 

“Fue la decisión más grande [que tomé alguna vez], y realmente asustaba”, agrega Sophia Kruger, estudiante de último año de Kingswood Oxford School en West Hartford, Connecticut, quien pocas semanas atrás decidió partir rumbo a Wharton este otoño. “Quería encontrar un lugar donde pudiese ser una estudiante, pero donde también sintiese que podría hacer un aporte significativo. Me recordaba constantemente a mí misma que la decisión sobre la universidad es una calle de doble sentido. Deseo la universidad, y ojalá, la universidad me desee a mí, también. Twitter  Es la primera decisión que desempeña un papel importante en mi futuro”.

Esa clase de presión puede conducir rápidamente a una parálisis. Tu futuro está en juego. ¿Cómo puedes hacer posiblemente esta elección tan trascendental? ¿Qué sucedería si cometes un error?

Lo peor que puedes hacer es dejar que el poder de la decisión te supere. “Los líderes más efectivos reconocen que tienen que seguir adelante y tomar una decisión cuando no tienen todas las respuestas, cuando todavía hay incertidumbre”, explica Kathy Pearson, experta en ciencias de la decisión y anteriormente profesora adjunta en Wharton. “Ahí es definitivamente donde se encuentran los estudiantes secundarios. No sabes algunas cosas: podrías tener un mal compañero de habitación, por ejemplo. Pero tienes que afirmarte y tomar una decisión”.

Pearson, quien pasó muchos años trabajando con y educando a ejecutivos comerciales respecto de la toma de decisiones y solución de problemas, sugiere tres estrategias clave para ayudarte a llegar a una determinación final: análisis de datos, criterio y pensamiento crítico. Ella los explica así:

Haz un poco de análisis serio. Estamos en la era de los grandes datos: montones de estadísticas y números para ayudarnos a cuantificar el retorno sobre la inversión para las decisiones que tomemos. “Eso es importante desde la perspectiva de un estudiante secundario”, explica Pearson. “Mira cosas del estilo de ¿cómo se ubica la universidad en términos de tus propios intereses? Si deseas ser contador, entonces, ¿cómo se posiciona en ese campo? Encuentra algunos datos numéricos. ¿Cuál es la proporción de profesores a alumnos?”. A medida que Nandi se prepara para tomar la decisión sobre su universidad, dice que intenta “decidir y analizar con precisión cuál universidad ofrece los mejores beneficios”. Eso implica todo, desde la profundidad de la institución en cuanto al conocimiento práctico hasta un ambiente cómodo donde pueda construir relaciones duraderas. “La universidad debería ofrecerme un retorno sobre la inversión razonablemente alto, a la vez que ofrecer varias oportunidades de pasantías, experiencias de aprendizaje y otras actividades que puedan ayudar a ampliar mi conocimiento”, agrega Nandi.

¿Qué te dice tu instinto? La segunda táctica de Pearson en el proceso de toma de decisiones es el criterio. Tienes que conectarte con tu intuición, o lo que ella llama “la base de datos subconsciente de tus experiencias”. El instinto, explica Pearson, es parte de cómo eliges una escuela. “Puedes tener una opción entre la alternativa A y la alternativa B. Todos los datos dicen que deberías elegir la alternativa A, pero tu instinto dice B. No puedes articular el por qué, pero simplemente sabes que hay algo que no se siente bien respecto de A, pero sí se siente correcto respecto de B.” Twitter  No subestimes el poder de esa sensación, destaca.

Mantén tus ojos y oídos abiertos. Si bien el criterio es valioso, también puede tener defectos. Por lo tanto, tienes que realizar un seguimiento con pensamiento crítico. “El pensamiento crítico dice que no me rija completamente por mi instinto; lo cuestiono. Twitter  Hay montones de elementos del pensamiento crítico, pero de lo que hablo con los ejecutivos es acerca de la importancia de obtener diversidad de pensamiento”, explica Pearson. “Habla con gente que tenga otras experiencias diferentes de la tuya. La investigación sugiere que las decisiones realizadas por grupos heterogéneos son de mayor calidad que las de grupos homogéneos. Obtén asesoramiento de una variedad de fuentes diferentes: padres, consejeros guía, amigos. Obtén tanta información diversa como puedas para que tu decisión sea informada, y no confíes en el consejo de gente que piensa igual que tu”. Twitter  Kruger, quien ya seleccionó un camino en la educación superior, encontró este paso de su proceso de toma de decisiones particularmente valioso. “Escucha a la gente a tu alrededor”, insta. “Aunque no uses el consejo, puede ayudarte a pensar en una variable que nunca hubieses sabido que existía”.

Y recuerda, una mala decisión no es el fin del mundo. Ten un objetivo final en mente, sugiere Pearson, y reconoce que quizá tengas que adaptarte a cambios en el camino. “Está bien si modificas el camino”, aclara Pearson. “En tanto sepas que deseas tener un bachelor’s degree (licenciatura) en cuatro años, está abierto a la idea de que la forma en que llegues allí podría cambiar porque existe mucha incertidumbre”.

Preguntas

¿Cuál fue la decisión más importante que tuviste que tomar alguna vez? Recuerda cómo la tomaste. ¿Empleaste las estrategias de Kathy Pearson? Si lo hiciste, ¿cuál fue la más útil?

Este artículo trata sobre la toma de decisiones en el contexto de elegir una universidad; sin embargo, la posición de Pearson puede usarse para cualquier gran decisión que tengas que tomar en la vida. Piensa en otra decisión que podrías tener que tomar, como decidir tu primer trabajo o comprar una casa. Revisa los pasos para ayudarte a llegar a una decisión informada.

Eres un ejecutivo empresarial. ¿Cómo influencian la toma de decisiones tus propios valores y creencias? ¿Por qué esto hace que sea más importante conseguir diversidad de pensamiento cuando tomas una decisión? Haz clic aquí para obtener un plan de lección más detallado sobre este tema.

¿Qué sucede si cometes un error y tu decisión termina no siendo la mejor para ti? ¿Cuáles podrían ser algunos caminos alternativos? Para usar un término comercial, ¿cómo pivotearías?

Enlaces relacionados

“Los líderes más efectivos reconocen que tienen que seguir adelante y tomar una decisión cuando no tienen todas las respuestas.”
This entry was posted in Artículos, La vida después de High School. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion