¿Es mandona otra palabra inadecuada?

ban-bossy

La Directora de Operaciones (COO) de Facebook, Sheryl Sandberg, autora del libro Lean In acerca del empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo, inspiró mucha conversación la semana pasada con una palabra: mandona. Su nueva campaña de servicio público “Ban Bossy” (Prohíban mandona) afirma que las palabras como mandona, con frecuencia dirigida a las niñas, envían un mensaje peligroso: No levantes tu mano o hables en voz alta. Al lanzar esta campaña de concienciación, con la ayuda de celebridades como Beyoncé y Jennifer Garner, está detrás de un movimiento para alentar a las niñas a liderar.

Katlyn Grasso está en tercer año de Wharton, donde estudia finanzas y globalización estratégica. También es una emprendedora cuya más reciente empresa, GenHERation, lidera el empoderamiento de las mujeres jóvenes. El verano pasado, Grasso entrevistó a cientos de alumnas de escuela secundaria alrededor del mundo, así como a algunas de las más importantes ejecutivas del país, para recolectar detalles sobre los desafíos de la autoestima y el liderazgo. KWHS conversó con Grasso sobre el escándalo alrededor de la palabra mandona.

Knowledge@Wharton High School: ¿Estás de acuerdo con la campaña “Prohíban mandona” de Sheryl Sandberg?

Katlyn Grasso: Estoy de acuerdo con la cuestión central de la campaña “Prohíban mandona”: existe una brecha en el liderazgo de género en los Estados Unidos que se perpetúa por el uso de estereotipos anticuados. Es evidente que la campaña acaparó una tremenda atención de los medios sobre este tema, pero no creo que prohibir una palabra resuelva el problema. Para lograr la igualdad de géneros, la eliminación de la palabra ‘mandona’ de nuestro idioma vernáculo debe ir acompañada de un cambio cultural acerca de la percepción de la mujer en los roles de liderazgo.

KWHS: ¿Cómo ayuda tu investigación a informar de esta discusión?

Grasso: A través de mi investigación de verano, entrevisté a más de 700 niñas de escuela secundaria en los 50 estados, nueve países y cuatro continentes. Los problemas más grandes que enfrentan las estudiantes secundarias en sus vidas cotidianas son la presión de los pares, las expectativas académicas y sociales y los estereotipos de género. La forma en que las jóvenes reaccionan a la palabra ‘mandona’ depende de su propia autoconfianza, que es el determinante más importante en el desarrollo del liderazgo. Para algunas chicas, que las llamen ‘mandonas’ refuerza la creencia de que las mujeres que persiguen posiciones de liderazgo serán criticadas por sus esfuerzos. Si una chica tiene confianza en sí misma, no dejará que la palabra ‘mandona’ altere su percepción del liderazgo.

KWHS: ¿Cómo respondes a las críticas que refutan diciendo que el enfoque debería estar, en vez de en esto, en recuperar la naturaleza positiva del autoritarismo y no en directamente prohibir la palabra?

Grasso: Las críticas de la campaña Prohíban mandona adoptarían la creencia de Laurel Thatcher Ulrich de que “las mujeres que se portan bien raras veces pasan a la historia”. Creo que esta posición debería recibir la misma consideración. Las mujeres más exitosas son gente que no tiene miedo de hablar en voz alta, atraer la atención hacia sí mismas y liderar opiniones no populares. No clasificaría ninguna de estas acciones como mandona; estas son las características de un líder efectivo.

KWHS: ¿Eras mandona de niña?

Grasso: No creo haber sido una niña mandona. Desde que era chica, siempre tuve confianza en ser ser yo misma y nunca preocuparme por lo que pensara la gente de mí. Al haber crecido en un ambiente que nutría a las líderes femeninas, nunca pensé que el género dictase el éxito. En la escuela, los compañeros de clase respetaban a las chicas que eran independientes, firmes y que sostenían posiciones de liderazgo. En base a mi experiencia, me apasiona nutrir el liderazgo en las mujeres jóvenes porque deseo que todas las niñas sepan que cada chica puede encontrar un camino para ser una líder en su propia vida.

KWHS: En el espíritu de la campaña de Sandberg, si pudieses elegir una palabra que sintieses que refrena a las mujeres jóvenes y prohibirla, ¿cuál sería?

Grasso: Prohibiría la palabra ‘realista’. No creo que alguien debiera pensar los sueños en términos realistas. Les digo a las niñas que siempre deberían pensar en grande y tratar de lograr las tareas que parecerían imposibles. Una vez que te hayas comprometido a vivir tu vida de acuerdo a este mantra, te esforzarás continuamente para convertirte en la mejor versión de ti misma y desafiar tus propias expectativas.

 

Preguntas

¿Cómo te sientes respecto de la palabra “mandona?” ¿Estás de acuerdo en que desalienta a las chicas para que sean líderes?

¿Por qué es un tema tan importante en este momento el empoderamiento de las mujeres jóvenes? ¿Qué dice eso acerca de nuestra sociedad y lugar de trabajo?

¿Qué palabra prohibirías?

Enlaces relacionados

“Si una chica tiene confianza en sí misma, no dejará que la palabra ‘mandona’ altere su percepción del liderazgo.”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, La vida después de High School, Revisión de la semana. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion