Malala Yousafzai y la pelea global por la igualdad de género

Malala Yousafzai

Malala Yousafzai

Ahora que el gobierno de EE. UU. ha vuelto a funcionar de forma oficial y se ha llegado a un acuerdo para elevar el límite de la deuda, algunos de nosotros podemos ponernos al tanto de novedades impactantes ocurridas en las últimas semanas que de alguna manera quedaron eclipsadas por la disputa política y la debacle del techo de la deuda.

La adolescente de 16 años, Malala Yousafzai, captó de manera especial la atención de Knowledge@Wharton High School. Quizá pudiste ver su aparición en “The Daily Show”, de Jon Stewart, una entrevista que se viralizó rápidamente cuando Yousafzai, una defensora paquistaní de los derechos de la mujer, le contó a Stewart cómo reaccionó cuando supo que los talibanes, un movimiento político fundamentalista islámico en Afganistán, la querían muerta.

He aquí la respuesta de Yousafzai: “Solía pensar que vendría el Talib, y que simplemente me mataría. Pero luego dije: ‘Si viene, ¿qué harías, Malala?’ Entonces me respondí a mí misma: ‘Malala, simplemente toma un zapato y golpéalo’. Pero luego dije: ‘Si golpeas a un Talib con tu zapato, entonces no habría diferencia entre tú y el Talib. No tratarás a los otros con crueldad…. Debes luchar contra los otros, pero a través de la paz y a través del diálogo y a través de la educación’. Luego pensé que le contaría lo importante que es la educación y que ‘Hasta deseo educación para sus niños también’. Y le diría: ‘Eso es lo que quiero decirte. Ahora haz lo que quieras’”.

Premio Nobel de la Paz 2013

Estas visiones, y su misión personal para hablar por los derechos y educación de las mujeres jóvenes, son la razón por la que Yousafzai, a quien un luchador Talib le disparó en la cabeza cuando tenía 14 años, se convirtió en la nominada más joven para el Premio Nobel de la Paz 2013. El 11 de octubre, Yousafzai supo que no ganó el Premio. Aún así, la adolescente está destinada a grandes cosas, y es la personificación de aquello que defiende: el empoderamiento de las mujeres alrededor del mundo.

El tiempo que Yousafzai ocupó los titulares vertió aún más luz sobre un movimiento global que celebra el avance de las niñas. En diciembre de 2011, las Naciones Unidas declararon oficialmente el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña en respuesta a la desigualdad de género a nivel mundial. Hay más de 583,9 millones de niñas de entre 10 y 19 años de edad, lo que abarca un 8,5% de la población mundial, una cantidad que se espera que crezca en más de 23 millones durante los próximos 15 años. Como uno de los segmentos de crecimiento más rápido en los países en desarrollo, las niñas son catalizadores para el cambio social. El Día de la Niña les presenta a las niñas la oportunidad de movilizar sus esfuerzos y promover los derechos humanos para las mujeres jóvenes.

La capacidad de las niñas de lograr posiciones de liderazgo en los países en desarrollo está limitada por mecanismos de identificación insuficientes. Muchos gobiernos carecen de los recursos para emitir partidas de nacimiento y cédulas de identidad nacionales con precisión. Si una niña no tiene prueba de su identidad, no puede acudir a la escuela, conseguir trabajo, comprar tierras, comenzar su propio negocio o votar. Su voz en la sociedad resulta inútil como consecuencia de las ineficiencias burocráticas. Los EE. UU. expandieron sus iniciativas de política extranjera para apoyar a los programas que asistan a los países en desarrollo para mejorar sus sistemas de registro nacionales con la esperanza de incrementar la visibilidad de las niñas en las estadísticas demográficas.

Girl Up es una campaña innovadora de la Fundación de las Naciones Unidas que se dedica a hacer que las niñas cuenten. Esta organización les permite a las niñas estadounidenses convertirse en líderes globales al crear conciencia y recaudar fondos para los programas de las Naciones Unidas que apuntan a las niñas adolescentes más difíciles de alcanzar del mundo.

La lucha por los derechos de las niñas

En preparación para el Día de la Niña, Girl Up lanzó la iniciativa 11 Días de acción. Julie Willig, funcionaria a nivel comunidad de Girl Up, describió a 11 Días de acción como “una celebración de la fortaleza de las niñas en los países en desarrollo y la pasión de los que apoyan a Girl Up para hacer una diferencia. A partir del 1 de octubre, y hasta el 11 de octubre, cada día ofreció un nuevo llamado a la acción, junto con la historia motivadora de una niña y el perfil de una celebridad o figura pública que sea activa en la lucha por los derechos de las niñas”. Uno de los pedidos de llamado a la acción invitó a los que respaldan a Girl Up a juntar tarjetas de apoyo de sus amigos y familia en apoyo a la Girls Count Act 2013 (Ley Las niñas cuentan). Estas tarjetas serán entregadas al Congreso cuando los funcionarios del Gobierno discutan la aprobación de esta ley que ayudará a implementar un sistema de prueba de nacimiento reconocido a nivel nacional en los países en desarrollo.

Las niñas de escuela secundaria alrededor del mundo organizaron eventos y recaudaron fondos para apoyar a Girl Up. El Miami Country Day Girl Up Club recaudó $8.800 para apoyar a las niñas adolescentes en los países en desarrollo, mediante la venta de pulseras, organizando una venta de pasteles y coordinando un espectáculo de modas. Vilma, una adolescente de las tierras altas occidentales de Guatemala, se unió al Parlamento Guatemalteco para la Niñez y Adolescencia donde puede proponer soluciones a los problemas que afectan el bienestar de los niños en su país.

Katlyn Grasso, una campeona juvenil por Girl Up y estudiante de tercer año en Wharton School que está comenzando su propia organización para brindarle a las niñas jóvenes las herramientas para tener éxito, cuenta: “Creo que empoderar a las niñas es la única manera de ocuparse de la desigualdad de género. A las niñas debe decírseles a temprana edad que tienen el potencial de convertirse en líderes influyentes antes de que caigan víctimas de sus propias dudas. Al educarlas y crear conciencia acerca de los problemas internacionales que enfrentan las niñas, las mujeres jóvenes están desarrollando las habilidades que necesitan para convertirse en las líderes de la próxima generación”.

 

Preguntas

¿Quién es Malala Yousafzai? ¿Por qué piensas que fue nominada al Premio Nobel de la Paz?

Describe la conexión entre la educación y la fortaleza de las mujeres jóvenes alrededor del mundo. ¿Esto te ayuda a ver tu propia experiencia educativa de manera diferente?

¿Sientes que las chicas en tu escuela están empoderadas? ¿De qué manera? ¿Cómo piensas que puedes contribuir a los derechos internacionales de las niñas?

 

Enlaces relacionados:

“A las niñas debe decírseles a temprana edad que tienen el potencial de convertirse en líderes influyentes antes de que caigan víctimas de sus propias dudas.”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Impacto Social, Revisión de la semana. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion