Adolescentes intercambian patrimonio empresarial por becas universitarias

Evan Jennings creará su empresa de rompecabezas siendo estudiante de primer año en Clarkson.

Evan Jennings creará su empresa de rompecabezas siendo estudiante de primer año en Clarkson.

Mayo suele ser el mes en que los estudiantes de la escuela secundaria tienen que tomar esa decisión tan importante: ahora que me han aceptado, ¿en qué universidad quiero estudiar? En estos días, mientras el precio de las matrículas aumentan cada vez más ($ 50.000 y más al año para las universidades privadas) las finanzas pueden desempeñar un papel importante en esa decisión. ¿Quién quiere deber cientos de dólares al mes en préstamos estudiantiles después de graduarse en un mercado de trabajo competitivo? Algunos incluso han sugerido que la educación superior no vale la pena el costo, lo que llevó a empresarios de mucho dinero como Peter Thiel, cofundador de PayPal, a ofrecer a serios emprendedores adolescentes cientos de miles de dólares para renunciar a la universidad e invertir, en cambio, en sus empresas florecientes. La vida y el comercio, dicen, son la mejor incubadora para el éxito de una empresa, no una universidad costosa.

¿Pero tiene que ser una opción o un ultimátum? La Universidad de Clarkson en Potsdam, Nueva York, no lo cree así. En los últimos años, la universidad ha puesto en marcha una solución innovadora para ayudar a los aspirantes a empresarios adolescentes a pagar su educación superior y hacer crecer sus empresas.

El cubo de Rubik y otros intereses

Conozcan a Evan Jennings, de 17 años, de Lowville, Nueva York. Cuando tenía 14 años, Jennings lanzó el E3cubestore Rubik’s Cube and Puzzle Shop, un sitio de comercio electrónico en línea que vende cubos de rompecabezas diseñados para armado por velocidad y competición. “El 90% de nuestra audiencia son competidores de speedcubing”, dice Jennings, quien fue educado en casa hasta el año pasado cuando completó su último año, además de obtener varios créditos para la universidad, en una universidad comunitaria local. “El año pasado hemos sido los proveedores en el concurso nacional de speedcubing de Las Vegas y luego otra vez en una competición menor en el MIT en noviembre”.

El año pasado Jennings envió una solicitud a la Universidad de Clarkson, que es conocida por sus programas empresariales y de ingeniería, y fue invitado a competir por el Premio de Jóvenes Emprendedores de la escuela. Después de presentar su plan de negocios E3cubestore a un panel de jueces de Clarkson a principios de este año, que incluía al presidente de la universidad Anthony Collins, fue seleccionado como ganador del premio.

Ahora Jennings tiene una beca completa para Clarkson, que cubre la matrícula anual de $ 40.610 durante cuatro años, a cambio de una participación del 10% [un interés de propiedad] en su empresa. “La premisa al aceptar esta beca es que voy a estudiar iniciativa empresarial mientras esté allí”, señala Jennings. “Clarkson tiene un interés personal en mi compañía. Su equipo de iniciativa empresarial me ayudará, y mis compañeros en la escuela estarán pensando sobre la empresa conmigo. Este programa servirá para revitalizar mi empresa y lograr mucho respecto a su integración con los diferentes métodos de pago en línea y la racionalización de la página web. También puedo poner en marcha diferentes proyectos mientras esté allí”.

Las exclusivas becas de Clarkson (que hasta ahora han llegado a un puñado de emprendedores primerizos y, más recientemente, a jóvenes innovadores a través de un Premio a Jóvenes Innovadores) cubre los costos de matrícula después de la ayuda financiera. A cambio, la universidad tiene una participación del 1,25% de las empresas por cada semestre que los estudiantes ganadores pasen en Clarkson, por un total del 10% en el transcurso de cuatro años.

El programa está reconociendo e invirtiendo en los jóvenes con mentalidad empresarial, dice Matt Draper, director adjunto del Centro Shipley para la Innovación de Clarkson. “Estoy aquí porque estaba harto de escuchar decir a los emprendedores que tuvieron que abandonar la escuela para perseguir sus sueños”, dice Draper, quien dirige el Premio Innovadores en conjunto con el Premio Emprendedores del Centro Reh de Clarkson para el Espíritu empresarial. “Todo lo ganado en el programa se traduce en la reducción del costo de la educación, lo cual fue el tema central de nuestro presidente Tony Collins, [el visionario detrás de esta idea]. La universidad considera los resultados de dos maneras: Sí, hay una participación de capital, y podría haber liquidez mediante un pago, en cuyo caso bajamos el costo de la educación. El corto plazo es el patrimonio y el largo plazo es una conexión de alumnos muy exitosos y comprometidos que aportan dinero, tiempo y tutoría”.

Draper hace hincapié en que la beca es más que una recompensa económica, señalando que él y otros profesores se reúnen semanalmente con los emprendedores e innovadores elegidos, les ayudan con el desarrollo de empresas y prototipos, proporcionan espacio en una incubadora urbana y ofrecen tutoría de ganadores anteriores. El primer ganador del Premio Emprendedores de Clarkson, Matthew Turcotte, fundador de North Shore Solutions, una empresa de desarrollo de sitios web, compró un edificio de oficinas de $ 200.000 en Watertown, Nueva York, a principios de este año después de ganar seis cifras en 2012.

Es algo que cambia la vida

Briar Bonadonna, estudiante de último año en la escuela secundaria Honeoye Falls-Lima en Honeoye Falls, Nueva York, y ganadora del Premio Jóvenes Innovadores y de la beca de Clarkson de 2013, ya se ha beneficiado de la asistencia empresarial de la universidad. Draper y el equipo legal de Clarkson recientemente ayudaron a Bonadonna a pagar y adquirir una patente provisional de su PodBottle, una botella de agua que almacena llaves, móviles, joyas y similares. “Ahora nadie puede robar mi idea”, dice Bonadonna, que desarrolló la innovación mientras estaba en el equipo de porristas de la escuela secundaria. “No puedo empezar a trabajar en mi empresa hasta después de cuatro semanas de clases en Clarkson, porque quieren que sienta el ambiente como estudiante de primer año”, añade Bonadonna, que tiene 18 años. “Después de eso, vamos a empezar a fabricar el PodBottle en octubre. Es algo que cambia la vida, es lo mejor que he hecho en mi vida”.

Draper, un atleta de la División I que ganó una beca para la universidad, dice que ya es hora de que las escuelas reconozcan los dones de los jóvenes emprendedores. “Lo realmente bueno de esto es que no necesitas ser capaz de lanzar una pelota de béisbol a 95 millas por hora o lanzar de larga distancia para conseguir un viaje gratis a la escuela. No tienes que ser el número 1 en tu clase o lograr una puntuación de 1600 en tus SAT. Puedes salir, seguir una idea y crear un modelo de negocio viable que te apasione y obtener el mismo beneficio”. Aunque hasta ahora han seleccionado una vez al año de cada categoría, Clarkson se compromete a seleccionar hasta cinco jóvenes innovadores y jóvenes emprendedores cada año por un total de 20.

Trabajar con jóvenes de 16, 17 y 18 años que abrazan el potencial de una idea, en lugar de centrarse en sus defectos, también es estimulante, añade Draper. “La escuela secundaria es el mejor momento para generar ideas porque no estás hastiado por la sociedad”, dice. “El mundo está diciendo [a los adolescentes] que aún no están listos, pero desde una perspectiva de innovación e iniciativa empresarial, es el mejor momento de sus vidas para perseguir una idea, porque son lo suficientemente jóvenes como para ir tras el “qué pasaría si”.

 

Preguntas

¿Qué es la iniciativa empresarial? ¿Qué es la innovación?

¿Qué opinas acerca de los costos y beneficios de la educación superior? ¿Has pensado en no ir a la universidad, y en cambio invertir dinero en una idea emprendedora o en una trayectoria profesional más directa?

¿De qué manera Clarkson cosecha los beneficios de su acuerdo de participación? ¿Cómo se benefician los estudiantes?

Enlaces relacionados 

“Lo realmente bueno de esto es que no necesitas ser capaz de lanzar una pelota de béisbol a 95 millas por hora o lanzar de larga distancia para conseguir un viaje gratis a la escuela.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú, Emprendedores y Líderes. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion