El PBI: La estrella de rock de los indicadores económicos

shopping2

Cuando el Departamento de Comercio de los EE. UU. comunicó el informe del PBI (Producto Bruto Interno) nacional del primer trimestre, los analistas esperaban que la economía estadounidense se expandiese en más del 3%, impulsada principalmente por el mercado inmobiliario (en otras palabras, la gente está comprando más casas). En lugar de ello, el PBI se expandió a una tasa anual del 2,5%, sin satisfacer las expectativas, pero mejorando con respecto al trimestre anterior. La economía tuvo un tibio incremento del 0,4% durante el cuarto trimestre de 2012.

La verdad sea dicha, quizá consideres esta charla sobre el PBI como otra estadística gubernamental llena de palabras confusas y sin importancia. ¡Qué equivocado estás!, al menos en términos de su importancia para nuestras vidas. En realidad, el PBI es el indicador económico más importante de la economía estadounidense, así como de las economías en todo el mundo. El PBI mide todos los bienes y servicios que produce un país, desde teléfonos celulares y fresas hasta el fontanero que arregló tu lavabo la semana pasada, y puede ser una especie de marcador de dirección, que brinda claves acerca de todo, desde tu posibilidad de conseguir un trabajo hasta la tasa de interés que pagarás sobre un préstamo para un auto u otra deuda. También le dice a los economistas cuándo comenzar a usar la palabra con “R”: una recesión con frecuencia se define como dos trimestres consecutivos de contracción en el PBI. Robin Li, estudiante de último año de West Windsor-Plainsboro High School North de Nueva Jersey y entusiasta de la economía, convirtió en hábito el prestarle atención al PBI. “El crecimiento del PBI está ligado al desempeño de la economía, y eso puede afectar las vidas de mucha gente”, explica Li. “El PBI es un buen calibre de la dirección de la economía porque mide cosas como el gasto del consumidor y la inversión de las empresas”.

El número a observar

En épocas normales, el crecimiento del PBI no rebota mucho, así que no tiene un gran impacto en el consumidor promedio. Como resultado, no hay mucho movimiento en la política fiscal y monetaria. Pero durante una recesión o recuperación, como hemos visto en los últimos años, el crecimiento del PBI es observado mucho más de cerca y puede desempeñar un papel importante en la determinación de cómo controla el Gobierno el suministro de dinero para influir en la economía.

Li, de 17 años, planea estudiar economía cuando ingrese a la Universidad de Princeton el próximo semestre. Actualmente, es presidente del Equipo del Desafío de la Reserva Federal de su escuela secundaria, que compite en el Desafío de la Reserva Federal para Escuelas Secundarias, una serie de eventos patrocinados por la Reserva Federal que les brinda a los estudiantes de 9no. a 12vo. grado una oportunidad para analizar las condiciones económicas y recomendar un curso para la política monetaria. La Reserva Federal es responsable de establecer la política monetaria en los EE. UU..

Cuando alguien habla acerca de que el PBI está creciendo o bajando, está hablando acerca del cambio de un trimestre al siguiente. La ecuación del PBI está compuesta por varios componentes: consumo, o gasto del consumidor; inversión, o gasto de las empresas; gasto del Gobierno; exportaciones, o bienes que se fabrican en los EE. UU. y se envían para la venta en otros países; menos las importaciones, o bienes que se fabrican afuera de los EE. UU. y que se traen aquí.

Este es el 411 detallado: PBI = C + I + G + (X-M). C es consumo, I es inversión, G es gasto gubernamental, X es exportaciones y M es importaciones. El gasto del consumidor (como en cuánto compraste en el mall la semana pasada) compone alrededor del 60% del PBI, que es la razón por la que los economistas se preocupan cuando escuchan que el gasto en consumo está bajando. El gasto de las empresas representa aproximadamente el 20% del PBI, y el gasto gubernamental compone cerca del 15% de la cifra. Finalmente, la diferencia entre las importaciones y exportaciones incrementa o disminuye el saldo, lo que compone el 5% final.

Así que cada vez que sales y compras algo, como un traje nuevo o pollo para la cena, estás marcando una diferencia y ayudando a sostener el PBI al elevar el “C”. Pero si decides contenerte de comprar ese vestido, o zapatos o el auto, estás afectando de forma adversa al “C”, lo que frena la cifra del PBI. Lo mismo sucede si una empresa compra una flota nueva de camiones para las entregas: eso eleva el PBI. Pero si la empresa decide quedarse con sus camiones viejos, quizá porque tiene ganancias bajas, no agregará nada al PBI.

Economía keynesiana

Las preocupaciones acerca de un crecimiento lento del PBI, junto con otras cuestiones, condujeron a la Reserva Federal a tomar medidas para mantener bajas las tasas de interés. La administración Obama reclamó miles de millones de dólares en el llamado gasto de estímulo orientado a aumentar la economía.

Los cambios en el PBI son importantes porque “envían señales acerca de la economía, y esas clases de señales en última instancia afectan la política del Gobierno”, explica Doug Young, Director del Centro Nacional en el Consejo de Educación Económica. “Generalmente, si el PBI se eleva de forma pareja, significa que la economía está vibrante de actividad, y eso podría implicar que las empresas contraten. Por supuesto que si el PBI se está elevando muy rápido, también podría significar que va a comenzar a aparecer la inflación y que se pueden incrementar las tasas de interés. Pero si el PBI es débil, puede implicar que las empresas y consumidores estén comprando menos, lo que podría debilitar la economía, arrastrar hacia abajo el crecimiento laboral, y posiblemente conducir a una caída en las tasas de interés”.

La política fiscal y el gasto del déficit (cuando el flujo de salida del dinero federal es mayor que el flujo de entrada, lo que conduce a un déficit de presupuesto) son importantes durante una desaceleración económica, explica Li, destacando que se considera a sí misma una keynesiana, una referencia a la filosofía articulada por el economista británico John Maynard Keynes, quien en 1936 solicitó gasto gubernamental como una forma de tratar las depresiones económicas. En contraste, el economista estadounidense Milton Friedman defendió una menor intervención gubernamental. “A pesar de que existen preocupaciones acerca de que el exceso de préstamos gubernamentales pueda elevar las tasas de interés, desplazando a la inversión privada, eso no plantea una amenaza en este momento”, explica Li. “Sin embargo, los déficit fiscales son insostenibles a largo plazo, entonces ¿quién sabe cuál será la situación en 10 años a partir de ahora?”.

Eso habla de la única certeza acerca de la economía: nunca permanece en el mismo lugar por demasiado tiempo.

 

Preguntas

¿Cómo está ligado el PBI al desempeño de la economía?

¿Qué indicadores se incluyen en la medición del PBI?

Robin Li se considera a sí misma una keynesiana. ¿Qué significa eso?

 

Enlaces relacionados

“Generalmente, si el PBI se eleva de forma pareja, significa que la economía está vibrante de actividad, y eso podría implicar que las empresas contraten.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú, Revisión de la semana. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion