Regenerar la selva tropical: Guayakí fomenta el medioambiente y el cambio social

selva-atlántica

La selva atlántica es una franja de 1.500 millas cuadradas de tierra que se extiende por Brasil, Paraguay y Argentina y se ha visto devastada por la reciente deforestación, es decir, la eliminación de un bosque o grupo de árboles, con frecuencia para destinarlo a desarrollos inmobiliarios o para usar la madera para la fabricación de productos. Si bien las estimaciones dicen que más del 95% de la región ha sido deforestada, una empresa, Guayakí, comenzó a revertir la tendencia. El arma que eligió: las bebidas.

Un modelo de negocios de ‘Regeneración’

Fundada por cinco amigos de California, Guayakí se especializa en la yerba mate. Hecha a partir de las hojas del acebo de la selva sudamericana, las bebidas en base de yerba mate, naturalmente cafeinadas, son promovidas como bebidas saludables y energizantes que pueden prepararse como un té, por colado / filtrado en una cafetera, o consumirse frías en lata. Y si bien las bebidas inspiradas en la naturaleza no son nada nuevo para los estadounidenses sedientos, conscientes de la salud, el modelo de negocios de Guayakí es único. Todas sus operaciones se centran en lo que la empresa denomina el modelo de negocios de regeneración impulsado por el mercado. “Necesitábamos construir un nuevo modelo de negocios que reflejase nuestra filosofía sobre cómo deberían realizarse los negocios: uno que le dé a la tierra”, explica David Karr, cofundador y vicepresidente de comercialización. “Somos unos apasionados de la gente que vota con sus dólares. Creemos que los negocios pueden impulsar el cambio medioambiental y social”.

Guayakí desea lograr algunas cosas más aparte de obtener una ganancia mientras vende bebidas a través de este modelo. Una de sus misiones es “administrar y restaurar 200.000 acres de la selva atlántica sudamericana y crear más de 1.000 puestos de trabajo con el salario vital [los ingresos mínimos necesarios para que un trabajador satisfaga sus necesidades básicas] para 2020”, cuenta Karr. La empresa lo está logrando a través de diversos métodos, lo que incluye asociarse con granjeros para cosechar de forma sostenible y crear viveros de maderas duras nativas.

La dedicación de Guayakí al triple resultado, una frase usada cuando una empresa justifica la salud financiera, social y medioambiental, se ha infiltrado en cada aspecto de su negocio. Además de su trabajo para regenerar la selva tropical, la empresa también emplea muchas otras estrategias, incluyendo material de empaque e insumos de papel amigables con el medio ambiente, alimentando sus operaciones mediante energía solar y trabajando exclusivamente con granjeros orgánicos certificados.

Más allá de las bebidas, Guayakí está en el negocio de la sostenibilidad. La sostenibilidad es una palabra de moda en el mercado hoy en día, y las empresas grandes y pequeñas andan tratando de encontrar maneras para volverse más sostenible mediante la incorporación de estrategias para proteger el medio ambiente, la gente y las propias ganancias de la empresa. Los consumidores, incluyendo a los adolescentes, tienen una influencia tremenda en cómo funcionan los negocios y están ayudando a alentar el movimiento de sostenibilidad.

Guayakí se asoció con Teens Turning Green, una organización compuesta de gente joven “con una pasión por cambiar el mundo”. La organización sin fines de lucro sobre todo sirve como un grupo educativo y de defensa, orientado a equipar y movilizar a la juventud para realizar elecciones de compras sabias y tener un impacto en el mundo de los negocios al instar a las empresas a que adopten y sostengan de forma honesta sus prácticas medioambientales y sociales. “Como consumidor, el poder que tienes para votar con tus dólares es tremendo. Eso está en el corazón de lo que hacemos en Teens Turning Green”, cuenta Erin Schrode, estudiante de la New York University, quien cofundó el grupo con su madre hace ocho años, cuando tenía 13. La organización facilita una cantidad de proyectos y eventos durante todo el año, incluyendo su Desafío del proyecto verde. El Desafío del proyecto verde asigna desafíos diarios a estudiantes universitarios en todo el mundo durante el mes de octubre. Cada desafío tiene un tema específico, y los estudiantes ganan puntos y la posibilidad de obtener premios diarios.

Schrode vio un repunte general en la cantidad de negocios interesados en implementar prácticas medioambientales y socialmente responsables. Ella destaca dos impulsores: Uno son “consejeros delegados visionarios conducidos por la más honesta de las intenciones para crear empresas medioambiental y socialmente responsables. Pero también existe un cambio en los deseos del consumidor. Las empresas no pueden afrontar no seguir la corriente si quieren tener una ventaja competitiva y económica”.

Sostenible y rentable

No todas las empresas que hacen flamear la bandera pro medio ambiente se crean igual. Algunas, como Guayakí, tienen una estrategia más holística. Estos tipos de empresas incorporan un “enfoque de pensamiento de sistemas a sus empresas”, explica Schrode, agregando que otros propietarios de negocios “lo agregan” mediante la realización de cambios pequeños, incrementales, para evitar el reproche público o mejorar la ventaja competitiva en el mercado.

Mientras, no existen prácticas específicas que sirvan como las características distintivas de una empresa sustentable, “empresas que realmente viven y respiran esta mirada a través de todas las áreas de sus negocios. Sus eco prácticas no están en un único silo”, explica Schrode.

Como consumidor, puedes verificar las declaraciones de sostenibilidad de una empresa. Una manera es buscar y comprar a B Corporations. Certificadas por B Lab, una organización sin fines de lucro, más de 600 empresas satisficieron sus estándares para el desempeño social y medioambiental, responsabilidad y transparencia, ganándose la denominación de B Corporation (Empresa B). B Lab apunta a “redefinir el éxito en los negocios”.

También es importante recordar, desde la perspectiva de los negocios, que el triple resultado incluye enfocarse en la rentabilidad: después de todo, las empresas sostenibles también quieren ganar dinero. El énfasis de Guayakí en la integridad medioambiental y social ¿ha impactado de forma negativa en sus ganancias? El modelo exigió un poco de sacrificio, admite Karr. Los estándares como pagar salarios justos y usar exclusivamente productos orgánicos vienen con una etiqueta de precio más alto. Fundada en 1996, Karr estima que llevó demasiado tiempo lograr la rentabilidad al principio, empleando estrategias beneficiosas social y ambientalmente. Sin embargo, al final, “le estamos demostrando al mundo que estamos dirigiendo una empresa rentable, estamos operando de forma sostenible y estamos impulsando la restauración [en el medio ambiente]”, explica Karr. “Todos los que compran nuestro producto están haciendo que nuestro modelo de negocios funcione”.

 

Preguntas

¿Qué es la sostenibilidad?

¿Cómo afecta el modelo de negocios de Guayakí a la selva atlántica? ¿En qué otra forma está promoviendo Guayakí prácticas de negocios sostenibles?

¿Cómo influye el consumidor en la sostenibilidad en los negocios?

 

Enlaces relacionados

“Empresas que realmente viven y respiran esta mirada a través de todas las áreas de sus negocios. Sus ecoprácticas no están en un único silo.”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Impacto Social, Medio Ambiente. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion