¡Estás despedido! Y ahora, ¿qué?

despedido

Le sucedió al consejero delegado de Groupon, Andrew Mason. Le sucedió a Scott Thompson, que fue consejero delegado de Yahoo!, y a Scott Forstall, el gurú responsable del sistema operativo de Apple para iPhones e iPads. Y algún día también podrían despedirte a ti.

Que te despidan no es un hecho fuera de lo normal hoy en día; le sucede a 1,5 millones de estadounidenses cada mes, según datos del Gobierno. Si realizas una encuesta entre tus amigos, es muy probable que encuentres a más de uno que ha sido despedido de su trabajo o tiene un padre o pariente que acaba de pasar por esa situación.

Notificaciones rosas de despido y Blue Men

A veces las personas reciben el temido papel rosado (notificación de cese o despido) como consecuencia de su rendimiento en el trabajo, pero lo más probable es que se deba a que  sus empresas decidieron que no tenían suficiente dinero para mantenerlas en nómina. En los últimos años, como consecuencia de la crisis económica, numerosas empresas que se enfrentan a pérdidas de ganancias y malos retornos financieros anunciaron reducciones corporativas y despidos. Por ejemplo, a principios de marzo, Compuware de Detroit dijo que despediría a 160 empleados o achicaría 16 de sus oficinas en todo el mundo en la primera ronda de su “plan de reducción de costos”. Los sectores automotriz y de servicios financieros fueron golpeados con particular dureza. General Motors, por ejemplo, eliminó más de 100.000 puestos de trabajo desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007. Aunque te despidan por tu mal rendimiento en el trabajo o te quedes en paro por circunstancias corporativas más amplias, que te despidan es un mal trago, pero no es ni mucho menos el final del camino de tu carrera profesional.

Para algunos, de hecho, es un nuevo comienzo, a pesar de que quizá no se vea o se sienta así al principio. “Cuando trabajaba como ingeniera de audio para Blue Man Group en la ciudad de Nueva York, estaba concentrada en mi carrera al 100%. Pero un día me llamaron a un cuarto frío y me dijeron: ‘Se ha eliminado tu puesto’”, cuenta Ania Grzesik, de 26 años, en un artículo de la revista Women’s Health titulado Qué hacer a continuación. “Pero el despido me hizo darme cuenta de que aunque mi anterior trabajo era excelente, no era totalmente feliz: Mi novio estaba a 800 millas de distancia. Me mudé a Chicago y comencé a negociar con mis empleadores anteriores sobre la posibilidad de trabajar de forma independiente. Mi nuevo empleo es más lucrativo que mi trabajo a sueldo, ¡y tengo más tiempo libre!” ¿La conclusión que saca Grzesik de su abrupta partida? “Usa una pérdida de trabajo como una oportunidad para hacer un balance de tu vida: si no me hubiesen echado, todavía estaría en Nueva York, en ese mismo cuartito”.

Aún así, las realidades de las cesantías y despidos han golpeado duro a las familias. Tyler Fugazzie era estudiante de segundo año en la escuela secundaria hace unos años cuando su padre, John, perdió el trabajo. El desempleo de su padre no sólo fue un golpe financiero para su familia, además él perdió la total confianza que tenía en que el estudio y el trabajo duro conducirían a un buen futuro. “Pensaba que el mundo laboral era casi inexistente”, cuenta Tyler, que ahora tiene 21 años y es estudiante de último año en The College of New Jersey en West Trenton, Nueva Jersey. “Literalmente creía que no había posiciones disponibles. Me llevó un tiempo darme cuenta del campo y el área que más me interesaban, que todavía es una búsqueda continua”.

Perder el trabajo no es parte del plan ideal de nadie, pero a largo plazo la experiencia de trabajar en múltiples empresas en diferentes culturas corporativas es un valor para la mayoría de los empleadores, destaca John Challenger, consejero delegado de Challenger, Gray and Christmas, un empresa consultora de empleo con sede en Chicago. “Ya no existe un trabajo para toda la vida. No importa lo bueno que seas, las situaciones cambian. Hasta los más preparados se encuentran sin trabajo. Los consejeros delegados son la gente con más logros en el país, y pierden sus trabajos a cada rato”, agrega. “En una carrera, la capacidad de ir de un lugar a otro, de un trabajo a otro y de ser flexible ante la adversidad es importante. Algunas de las personas más exitosas construyeron sus carreras de esa manera”.

Los tres consejeros delegados mencionados anteriormente están destinados a conseguir nuevos trabajos después de haber sido despedidos de sus empresas tecnológicas. Andrew Mason fue despedido el 28 de febrero, después de varios informes financieros trimestrales desilusionantes. Scott Thompson perdió su empleo después de que los ejecutivos de Yahoo! descubrieron que mintió acerca de sus credenciales académicas, pero ahora es consejero delegado en ShopRunner, un servicio de compras de Internet basado en membresías que ofrece envíos en dos días a docenas de minoristas. Scott Forstall fue despedido de su puesto después de que el nuevo servicio de mapas móviles de Apple recibiera múltiples críticas, pero todavía trabaja como asesor senior para el consejero delegado Tim Cook; planea dejar la empresa en algún momento de este año.

El papá de Tyler, John Fugazzie, encontró trabajo pero volvió a ser despedido el otoño pasado. A pesar de que su papá está buscando trabajo otra vez, Tyler dice que él aprendió una lección importante de esta experiencia: Cuando pierdes un trabajo, haz algo para llenar tu tiempo además de buscar trabajo. “Invierte en una habilidad, actividad o pasatiempo e invierte en tu comunidad”, dice. “Siento que con demasiada frecuencia la gente se queda atrapada en tener que planificar o pensar de forma cuidadosa su futuro. Sin lugar a dudas, tiene que haber un cierto grado de pensamiento, pero al final del día, tienes que ponerte manos a la obra e intentar algo”.

Construir una red fuerte

Esa inversión quizá se compense de maneras nuevas e inesperadas, como descubrió el papá de Tyler. En 2011, John Fugazzie fundó Neighbors Helping Neighbors USA (Vecinos que ayudan a vecinos), un grupo de apoyo para personas que buscan trabajo. Comenzó como una reunión semanal en Nueva Jersey, ahora se ha extendido a Boston y Buffalo, Nueva York, y recibió atención de los medios nacionales.

El consejo principal de John para cualquiera, adolescente o adulto, que esté buscando trabajo: Usa tu red personal para encontrar nuevas oportunidades laborales. Los consejeros delegados de alto vuelo pueden conseguir un trabajo usando solamente su reputación, pero la mayoría de la gente que encuentra trabajo lo hace hablando con compañeros de trabajo anteriores, amigos, y compañeros de clase que conozcan alguna oportunidad laboral. “Si tengo que llenar una vacante [como empleador], quiero encontrar a alguien que conozca, alguien con quien haya trabajado antes”, dice John. “Podría tener que contratar a alguien que esté relacionado con uno de los jefes, o con un cliente que nos suponga mucho dinero. Ya nadie reparte un curriculum en la calle y consigue un trabajo”.

Eso hace que el consejo más importante de Challenger de abandonar de forma digna una empresa sea mucho más valioso (aunque estés realmente enojado porque te hagan irte). “Cada vez que dejes una organización, hazlo con dignidad. No quemes ningún puente”, aconseja. “La gente vuelve a trabajar a empresas para las que trabajó en el pasado, trabaja con antiguos compañeros de trabajo o proveedores en cualquier otro lugar. Cuando te vayas, hazlo de la manera correcta”.

 

Preguntas

¿Cómo contribuye el mercado laboral hoy en día a que más gente quede cesante o sea despedida?

¿Por qué no deberías considerar el ser despedido como el fin de algo, sino como un nuevo comienzo?

¿Qué significa construir tu red, y por qué es tan importante en el mercado laboral de hoy en día?

 

Enlaces relacionados

“No importa cuán bueno seas, las situaciones cambian.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion