Eclipse solar: ¿Qué sucede cuando falla tu reciente iniciativa empresarial?

Ryan Marschang es un estudiante de tercer año en la Universidad de Pennsylvania que busca un título doble en Economía e Ingeniería química. El año pasado, Marschang y algunos de sus compañeros de clase, lanzaron Invisergy, un desarrollador de materiales de construcción con tecnología solar. Si bien la tecnología mostraba un gran potencial, los propietarios de edificios no estaban muy preparados para Invisergy, y sus fundadores disolvieron la empresa en diciembre de 2012. Marschang habló con KWHS acerca de esta pasión por la energía renovable, la tecnología y los negocios, y por qué es tan crítico entender tu mercado para el éxito de una empresa que recién se inicia.

A continuación, una versión editada de la entrevista.

Knowledge@Wharton High School: Título doble en Economía e Ingeniería química: eso suena ambicioso. ¿Cómo decidiste seguir ese camino? ¿Por qué estudiar ambas titulaciones?

Ryan Marschang: Una de las dificultades que tuve en la escuela secundaria era que me interesaban muchas cosas diferentes. Dos de mis principales pasiones eran la energía y las finanzas. Así que fui muy afortunado al encontrar el programa de Administración y Tecnología (M&T, por su sigla en inglés) aquí en Penn, un programa de doble titulación, que te permite estudiar dos cosas en cuatro años y conseguir dos títulos. Si bien es ambicioso, pienso que los dos conceptos de negocios y tecnología combinan muy bien. Y estaba perfectamente alineado con lo que me apasionaba, así que fue algo que encajó de forma natural en lo que quería hacer.

KWHS: ¿Alguna vez te sientes abrumado por estudiar dos títulos en cuatro años?

Marschang: Sí, es abrumador. Diría que es lindo, en algunos aspectos, cuando puedes saltar de una cosa a otra. Por ejemplo, si estuviese tomando muchas clases y tan solo estudiando finanzas día tras día, creo que podría cansarme de ello. Pero es lindo poder pasar de un curso de mecánica de los fluidos en ingeniería, y cuando me canso de trabajar en un problema planteado allí, empezar con finanzas o administración y estudiar otra cosa. Hay tantos conceptos diferentes volando por ahí.

KWHS: ¿Qué clase de carrera profesional podrías seguir con esas especialidades?

Marschang: Existen muchas cosas que puedes lograr. Digamos que sólo tienes un título en negocios de Wharton. Es un título muy general y lleva a muchas carreras diferentes en servicios de consultoría, finanzas y desarrollo de negocios. Pero cuando agregas un componente técnico, en mi caso, por ejemplo, ingeniería química, tienes opciones diferentes. Me veo a mí mismo aprovechando mi pericia técnica por ese lado y usando mi conocimiento comercial para realmente impulsar la tecnología hacia adelante.

El programa M&T se fundó sobre esta idea de que, en general, hay una desconexión en algún sentido entre los ingenieros y el desarrollo comercial. Los tipos técnicos se involucran mucho en los detalles de un problema. Y los desarrolladores comerciales observan cómo impulsar algo hacia adelante. La brecha de comunicación [entre ambos] no siempre se cubre. Me veo a mí mismo cubriendo ese agujero en un ambiente empresarial, o hasta en una empresa donde deseas comercializar una tecnología [transformar una idea útil en un producto real que se venda en el mercado]. Tienes que entender los componentes técnicos de ello, pero comprender cómo comercializarlo en realidad.

KWHS: Interesante. ¿Cuándo decidiste lanzar Invisergy? ¿Cuál fue tu modelo de negocios?

Marschang: Invisergy es una empresa de tecnología solar que se concentra en materiales de construcción verdes o limpios [desde el punto de vista medioambiental]. La empresa fue realmente fundada por tres estudiantes de doble titulación de Penn que están en el programa de M&T. Estaba muy involucrado en la actividad emprendedora como estudiante de primer año en Penn. [Trabajé] en un par de iniciativas empresariales, nada demasiado serio, simplemente para [involucrarme en esa] comunidad de emprendedores, que es muy fuerte en Penn. Como mencioné antes, me apasiona mucho la energía. Me sentí realmente atraído al conocer a Rishabh Jain, nuestro consejero delegado, que es un alumno del programa de M&T. Él vino hasta Penn buscando construir un equipo. Rishabh ahora está estudiando para obtener su PhD en el MIT [Massachusetts Institute of Technology]. Estuvo trabajando en el aspecto técnico de una tecnología llamada concentradores solares luminiscentes, que fue una tecnología desarrollada en los 70s. Escribió su tesis para la maestría sobre ello, estuvo investigando en el MIT y pensó: “podría haber un poco de potencial aquí’. Así que vino hasta Penn, sabiendo que hay estudiantes de M&T que comprenden el lado comercial de las cosas y también el lado técnico de la ecuación. Empezamos a hablar con él acerca de la tecnología, luego surgió la idea de formar una empresa y hacer algo con esto.

Así que comenzó como una iniciativa empresarial tecnológica [en el MIT]. Luego nos conectamos con algunos alumnos del programa de M&T, que es una red muy sólida. Y desde allí, condujimos la empresa.

KWHS: ¿Qué es la empresa? Ayúdame a entenderlo.

Marschang: Mencioné los concentradores solares luminiscentes. Básicamente, es una forma nueva de atrapar energía solar [generada a partir del sol]. Puedes imaginar nuestra tecnología como una ventana solar transparente. Usamos una superficie transparente, como vidrio o hasta Mylar, o algo como eso, donde la luz pega en la superficie, y la redirigimos para capturar esa energía. El problema que estamos tratando de arreglar es que en Estados Unidos las construcciones en general consumen el 70% de la electricidad. Son acaparadores de energía. Si puedes reducir su consumo de energía, entonces se puede mejorar la eficiencia del uso de energía en Estados Unidos y en el mundo. Nuestro objetivo era incrementar la eficiencia energética de las construcciones.

Uno de los problemas principales con la [energía] solar es que cuando implementas grandes granjas solares [instalaciones a gran escala que usan la luz del sol para producir energía eléctrica], ocupa mucha tierra. Puedes generar energía fuera del sitio y luego transportarla a los edificios para que puedan usar energía limpia. Como alternativa, y lo que estábamos pensando de forma mucho más radical, era que hay una gran superficie en los edificios, en los rascacielos. ¿Por qué simplemente no tratar de generar energía en el sitio? Ahí es donde ves la idea de paneles solares en el techo del último piso y cosas como esas. Pero de forma aún más radical, estábamos pensando: ‘Mira todas las ventanas en estos edificios. ¿Por qué no hacemos que estas ventanas sean más inteligentes? ¿Por qué no generamos electricidad a partir de las mismas ventanas?’

Tienes una ventana transparente, y estás tratando de capturar la energía que la atraviesa. De ahí proviene nuestra tecnología. Pensamos que teníamos una manera, y en cierta forma la tuvimos, de capturar esa energía de forma eficiente, de mantener la transparencia de esa ventana, y también de generar electricidad en el sitio para los edificios.

KWHS: ¿Cuál era tu papel en la empresa?

Marschang: Me concentré sobre todo en el desarrollo comercial. Mi rol principal fue entender la tecnología en la que estaban trabajando muy duro nuestro consejero delegado y nuestro CTO [Jefe de Tecnología], y luego ver cómo comercializarla. Tuvimos una tecnología fundacional científica muy fuerte, y estuvimos tratando de decidir cómo integrar eso en una ventana. Eso implicó hablar con clientes, tratar de entender lo que quiere el mercado, y tratar de encontrar una adecuación del producto al mercado para nuestra tecnología.

Una de las cosas difíciles de empezar una empresa en el espacio de la construcción, por ejemplo, es que tienes que comprender quién toma la decisión en ese proceso. Cuando construyamos nuestra ventana [solar], ¿a quién se la tenemos que vender? ¿Cómo es nuestro ciclo de ventas? ¿Cómo vas a comercializar esto? Me concentré en tratar de meter nuestro producto en el mercado de manera efectiva.

KWHS: ¿Eso implicó un montón de reuniones con personas?

Marschang: Sí, reuniones con clientes, arquitectos, diseñadores.

KWHS: ¿Aprendiste mucho a lo largo de ese proceso?

Marschang: Absolutamente. No sabía nada acerca de los edificios cuando me metí en esto. Sabía mucho del lado técnico de la ecuación. Pero se necesita mucho más para dirigir una empresa. Fue una gran experiencia de aprendizaje.

KWHS: [Esta tecnología] parece muy nueva. ¿Estás en una frontera nueva o hay otros que ya lo están haciendo?

Marschang: Hay competidores en este ámbito. Pero es tan nuevo que todos trabajan juntos. El mercado al que estábamos ingresando se llamaba fotovoltaicos integrados a la construcción [un método de generación de energía eléctrica mediante la conversión de radiación solar en electricidad corriente directa]. Diría que la BIPV, así es como se llama, está en la frontera de la energía solar. [Implica] encontrar nuevas maneras de implementar la energía solar dentro de las construcciones [y] tejas de techos, ser más inteligente acerca de cómo implementamos las tecnologías existentes. Nos estábamos concentrando en esta [cuestión de]: ‘¿Puedes fabricar una solución solar transparente?’ No estábamos creando celdas solares transparentes, pero hay gente haciéndolo. También hay gente trabajando en celdas solares flexibles. Diría que esa área de la energía solar está en la frontera de la industria general. Averiguamos por las malas que puede ser muy difícil convencer a la gente de que se arriesgue un poco a probar algo radical y nuevo.

KWHS: Hablemos acerca de eso. Todo esto sucedía el año pasado, ¿correcto?

Marschang: Sí.

KWHS: Estuviste haciendo mucho desarrollo comercial. ¿Cuánto progreso se realizó con Invisergy? ¿En qué punto se encuentra [la empresa] en este momento?

Marschang: Pasamos un poquito más de un año hasta la fecha en el proyecto. Nos devanamos los sesos cuando empezamos. La empresa tuvo cuatro fundadores, y este fue nuestro primer intento real de dirigir una empresa hacia adelante, gastando mucho dinero y poniendo mucho esfuerzo en ello. El inicio fue lento, porque teníamos que conseguir mentores, pensar qué dirección queríamos que tomase la empresa, y la visión no estaba clara del todo. Los primeros cuatro a cinco meses implicaron armar un plan de negocios, hablar con gente en Wharton en el Programa para Inicio de Iniciativas Emprendedoras, ingresar a muchas competencias de planes de negocios y tratar de encontrar esa visión y comprensión de lo que realmente deseábamos hacer, que era realmente importante.

Al comenzar el verano pasado, comenzamos a empujar un poquito más. Habíamos ganado un par de decenas de miles de dólares para desarrollar un prototipo [un modelo construido para probar una tecnología]. Nos metimos en una incubadora/acelerador llamado Mass Challenge en Boston, que es donde se encontraba nuestro laboratorio. Y pasé el verano en San Francisco.

KWHS: ¿Puedes explicar qué hace una incubadora?

Marschang: Hay incubadoras y aceleradores. [Una incubadora] incuba a tu empresa. [Un acelerador acelera a tu empresa]. [Podrían] proporcionarte capital. Entonces, algunas incubadoras podrían hacer que te presentes y, si entras, obtienes, digamos $10.000 durante un par de meses para sostenerte. [También brindan] recursos, en términos de mentores y estar alrededor de emprendedores que pueden ayudarte a resolver problemas similares. La idea a veces es conectarte con inversores potenciales. [Las incubadoras] te brindan todos esos nutrientes que necesitas para crecer y lanzar tu empresa.

Estuvimos en Mass Challenge, el acelerador más grande de los Estados Unidos en este momento, y fue excelente. Y luego pasé un poco de tiempo en San Francisco, empecé a hablar con ángeles [individuos con patrimonio alto que invierten dinero en empresas promisorias que recién se inician], y empecé a hablar con gente que había estado en el espacio [de fotovoltaicos integrados a la construcción]. Y ahí es cuando realmente empezamos a aprender acerca de la industria; reunirme con Kevin Surace de Serious Materials, que es una gran empresa en este sector, y simplemente aprender. En vez de cometer los errores por nuestra cuenta, [averiguamos] lo que habían aprendido a través de sus errores. Realmente nos iluminó en lo que se refiere a nuestro negocio.

Aprendimos que las renovables [fuentes de energía como la solar y eólica] están teniendo una época difícil en este momento en general, y en el sector de la construcción en particular. Teníamos muchas presunciones erróneas. Empezamos a darnos cuenta de esto después de alrededor de seis meses, en junio o julio. [Por ejemplo, asumimos que la gente abrazaría nuestra idea radical] de producir energía a partir de las ventanas. Pero los propietarios de construcciones son muy conservadores y no están dispuestos de forma necesaria a realizar una inversión en una tecnología radical como esa.

Si piensas en ello, tiene sentido. Las construcciones se levantan y podrían durar 50 o 100 años. Luego comienzas a pensar: ‘¿Deseo poner una tecnología como esta, que podría volverse obsoleta o no funcionar [en mi edificio]? Una vez que levante esa construcción, ¿cómo voy a sacar esa tecnología?’ Esas son las cosas en que no habíamos pensado de forma necesaria, pero que eran realmente importantes. Nos dimos cuenta de que sí, los propietarios de edificios están tratando de incrementar la eficiencia de sus construcciones, porque tiene sentido; cuesta mucho calentarlos y refrigerarlos. Pero buscan hacerlo por medio de diferentes tecnologías, como software, para el manejo de energía. [Esto incluye] empresas que recién comienzan, por ejemplo, que te ayudan a rastrear qué dispositivos están usando esa energía. Tiene una muy buena relación capital eficiencia implementar esas tecnologías. Y tienen un período de retorno más corto [el período requerido para un retorno sobre la inversión inicial].

Nuestro período de retorno estaba en el orden de los cinco años. Y algunas de estas empresas de software de eficiencia podían tener un retorno en menos de un año. Encontramos que la adopción de esas tecnologías probablemente ocurriría antes que la de la nuestra. Con esas y otras cosas de las que nos dimos cuenta, en diciembre [de 2012] decidimos disolver la empresa. Fuimos un poco inocentes al pensar que podríamos adelantar mucho más rápido de lo que podíamos. Creo que la tecnología todavía tiene potencial, seguro. Pero definitivamente será necesario un compromiso de 5 a 10 años para que tenga éxito. Esa es una elección difícil cuando [también] estás estudiando.

KWHS: Entonces, ¿cómo se siente, cuando inviertes tanto tiempo y energía en algo, y tienes que abandonarlo?

Marschang: Es duro. Podríamos haber tomado la decisión [de disolver la empresa] antes. Creo que nos tomó [mucho tiempo] porque no queríamos abandonar. Pero es mucho más fácil tomar la decisión cuando estás en la Universidad y tienes mucho a donde recurrir. Todavía estás estudiando. Todavía podrías conseguir un trabajo cuando termines la universidad. Todavía podrías comenzar otra empresa. Creo que la decisión es mucho más dura cuando estás trabajando en esto a tiempo completo. [Esta] es una de las razones por las que pienso que definitivamente deberías comenzar una empresa cuando estás en la universidad. Es el momento más seguro en el que alguna vez dirigirás una empresa. Si fallas, no pasa nada. Puedes aprender mucho a través de tus errores, así que fallar probablemente sea algo bueno.

Fue duro tomar esa decisión. Pero todavía hay un montón de cosas buenísimas por hacer. Estoy emocionado por trabajar en nuevos proyectos, nuevos negocios.

KWHS: Antes de que hablemos de eso: la energía es tu pasión. Escuchamos tanto acerca de la economía energética [la provisión y uso de la energía], la economía ecológica. ¿Realmente es prometedora para los trabajos y el desarrollo económico en el futuro? ¿Cuál es tu posición acerca de la economía energética?

Marschang: Creo que vi mucho progreso durante la década pasada en cuanto a energía. Vengo de una familia petrolera, en realidad. Mi papá es ingeniero en petróleo. Estuve rodeado de ese lado convencional de la energía durante toda mi vida. Y ahora, me apasionan mucho las renovables. Pienso que hay una gran promesa allí, pero el problema con muchas de las tecnologías renovables es la densidad de la energía, en comparación con el carbón y el petróleo. La infraestructura no está instalada.

KWHS: Estamos hablando de la infraestructura para energía renovable como la tecnología solar y eólica.

Marschang: Sí, exactamente. Los costos son muy altos. Durante los próximos 50 años aproximadamente, creo que veremos diferentes energías alternativas funcionando juntas. Eso es lo que se necesita realmente. Se está realizando mucho trabajo en este momento para actualizar nuestra red de distribución [eléctrica] [una red de plantas de energía y líneas de transmisión que entregan la electricidad de los proveedores a los consumidores]. Entonces, en vez del viejo modelo, donde en una planta generadora generarías toda la electricidad y luego la distribuirías, ahora, podrías generar tu propia electricidad en tu casa, a través de la solar. La red de distribución realmente no está preparada para manejar la generación desde todos estos puntos diferentes. Cuando se actualice esta red, podemos empezar a implementar más solar. Y todo, a través de la tecnología de la red de distribución inteligente, puede empezar a funcionar junto.

El auge de los esquistos [donde el gas natural ahora se extrae de formaciones de esquistos] durante los últimos cinco [a diez] años [también] cambió mucho el paisaje [energético], disminuyendo los precios del gas natural. [Esto hizo] que las renovables no fuesen tan competitivas, porque [podemos obtener] energía barata del gas natural. El gas natural va a desempeñar un papel enorme en la economía energética que avanza. Creo que las cosas se ven bien. Pero simplemente hay demasiadas cosas sucediendo, y es difícil saber.

KWHS: Dijiste que estabas emocionado acerca del futuro. ¿Piensas que resucitarás a Invisergy en algún punto? ¿Qué ocurrirá a continuación para ti?

Marschang: [Invisergy] es sin lugar a dudas una posibilidad. Estoy muy interesado en la energía. Para ser un emprendedor en el ámbito energético, en términos de desarrollo tecnológico, pienso que podría tener que seguir un doctorado (PhD). Estoy apuntando al MIT o Stanford para estudiar un PhD en Ingeniería química. Cuando esté allí, espero trabajar en alguna tecnología con la esperanza de comercializarla. El marco de tiempo para desarrollar tecnologías energéticas es mucho más largo que el que necesita una empresa tecnológica típica que recién se inicia. Esa es una de las cosas en las que fui inocente al zambullirme en Invisergy. Cuando la gente piensa: ‘Ah, empresas que se inician, actividad emprendedora’, se ven atraídas hacia TechCrunch [una publicación que cubre Internet y nuevas empresas tecnológicas], Y Combinator [un acelerador para emprendedores digitales con aspiraciones], y cosas como esas. Me di cuenta de que el paisaje del emprendedor, o de las empresas que recién se inician, es muy diferente. La energía es una empresa inicial que requiere capital intensivo versus simplemente lanzar un sitio web. Es duro para mí [decidir] en qué tipo de actividad emprendedora que recién se inicia quiero trabajar. Pero debido a que me gusta la energía y pienso que la energía está más adaptada hacia el lado de capital intensivo de la ecuación, pienso que necesito desarrollar mis habilidades técnicas un poco más. Ese es mi plan ahora. Veremos.

KWHS: ¡Buena suerte!

Marschang: Sí, gracias.

 

Preguntas

¿Qué dos títulos espera obtener Ryan Marschang, y por qué estas especializaciones son importantes en su futuro en el negocio de la energía alternativa?

¿Por qué los edificios y rascacielos fueron tan importantes para el éxito (y fracaso) de Invisergy?

En base a la experiencia de Marschang con Invisergy, ¿por qué es tan importante conocer el mercado en el que opera tu empresa?

 

Enlaces relacionados

“Pensábamos: ‘Mira todas las ventanas en esos edificios. ¿Por qué no hacemos que estas ventanas sean más inteligentes? ¿Por qué no generamos electricidad a partir de las mismas ventanas?’”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Medio Ambiente, Vídeos. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

4 Responses to Eclipse solar: ¿Qué sucede cuando falla tu reciente iniciativa empresarial?

  1. wcmb29@yahoo.es says:

    Indudablemente la idea de negocio es buena y por el tiempo de trabajo se habrán obtenido buenas conclusiones, pero un negocio no sólo son buenas ideas. A veces en el camino se encuentran tal cantidad de barreras que hacen que se abandone el proyecto por cuestiones económicas, políticas, ambientales, sociales, etc.
    Como muy bien lo dice el autor, es joven y lo que iniciaron y no se concreto, es el inicio para continuar con otro emprendimiento.

  2. rafaelwongkuan@hotmail.com says:

    Cuando te apasiona lo que haces, No hay derrota que no te lleve a la Victoria.

  3. csernaquea@ucvlima.edu.pe says:

    Como leí en el libro la Elección de Og Mandino, Nada de lo que realmente vale la pena, es fácil en esta vida.

  4. renzo_zo@hotmail.com says:

    La tecnologia renovable siempre es indicio de crecimiento, aumenta las probabilidades de desarrollo tanto como para los usarios(clientes) como para las empresas que la desarrollan. Pienso que es un gran paso evolutivo para la tecnologia y para la humanidad pues brinda herramientas accesibles a nuevas generaciones que podrian lograr inventos aun mayores gracias a esta tecnologia.

Join the Discussion