La financiación de Elmo: Anita Stewart, de Sesame Workshop, habla sobre dinero y Muppets

Anita Stewart es Vicepresidente senior de alianzas estratégicas y desarrollo de Sesame Workshop, organización sin fines de lucro que produce Plaza Sésamo y otros programas educativos. Knowledge@Wharton High School estuvo con Stewart durante la reciente cumbre de Child & Youth Finance International en Amsterdam para hablar acerca de su rol relacionado con el dinero en los Muppets.

Knowledge@Wharton High School: Anita, gracias por estar con nosotros hoy. ¿Podría describir su rol en Sesame Workshop?

Anita Stewart: Sesame Workshop es una organización sin fines de lucro que produce programación infantil (programación educativa) y que tiene tres fuentes de ingresos diferentes. Una de ellas es lo que mucha gente conoce, nuestra licencia. La [segunda] es nuestra distribución de contenido, y la tercera es lo que yo hago, que es obtener financiamiento de corporaciones, de fundaciones privadas y del Gobierno para realizar nuestra programación en todo el mundo, ya sea un programa de televisión, un podcast o un programa de ayuda.

KWHS: Descríbanos con más detalle su fuente de ingresos mediante la licencia.

Stewart: Cuando Sésamo comenzó hace 42 años fue financiado por las Fundaciones Ford y Carnegie. Ford y Carnegie dijeron: “Tienen que encontrar la manera de mantenerse a sí mismos”, y sugirió que comenzáramos con publicaciones. De manera que esa fue nuestra primera clase de acuerdo de licencia. Ahora también tenemos importantes acuerdos de licencia con Hasbro [juguetes] y marcas de indumentaria. Se trata de todos los juguetes y productos que se ven en las tiendas. Todo ese dinero luego regresa a Sesame Workshop para producir la programación y todas las cosas que hacemos en todo el mundo.

KWHS: ¿Qué nos puede decir acerca del contenido?  ¿Puede comentarnos algo también sobre ese tema?

Stewart: Tenemos un modelo en el que todo se basa en [preguntar]: “¿Qué cosas afectan a los niños?” Por ejemplo, hace seis años en los Estados Unidos nos pareció que podíamos generar un impacto sobre la obesidad infantil o por lo menos lograr que los niños comieran cosas saludables. Y, por lo tanto, trabajamos con nuestros investigadores y luego con nuestra gente de producción para desarrollar una programación general en torno a los hábitos saludables. Yo colaboro para conseguir la financiación para este tipo de programas. Así fue cómo recibimos ayuda de empresas como Merck [farmacéuticas] y diferentes corporaciones para financiar la programación con el fin de llevarla a todos los niños, especialmente a niños de escasos recursos.

KWHS: Ha hablado de su [presencia] en los Estados Unidos y otros países, lo cual suena muy global. ¿Podría hablarnos acerca de la misión global de Plaza Sésamo?

Stewart: En esencia se trata de la misma misión general que está educando a niños a través de los medios de comunicación, pero [personalizamos nuestra programación en función del país en el que estemos]. Trabajamos con asesores de ese país para identificar algunas de las necesidades fundamentales y [trabajamos con] productoras de ese país, así como con empresas de radio y televisión. Nuestro personal de investigación desarrolla el contenido para asegurarse de que sea relevante, y tenemos diferentes Muppets en todo el mundo. Por ejemplo, en Sudáfrica tenemos a Cami, que es VIH positivo. En India, tenemos a Hoha para que se vea un modelo de rol femenino positivo, que va a la escuela y también tiene una carrera. Siempre miramos al niño en su totalidad, por lo que se habla de habilidades cognitivas, el aspecto social, emocional y la salud. Luego, en cada país [nos] enfocamos en algunos de los aspectos clave sobre los que podemos hacer hincapié.

KWHS: ¿Y el nombre del programa también cambia según el país?

Stewart: Así es. En Sudáfrica se llama Takalani Sesame. En México y en América Latina de habla hispana es Plaza Sésamo y en Bangladesh, Sesampur. Estamos en 150 países, 30 de los cuales tienen lo que llamamos estas coproducciones, donde se usan nombres diferentes.

KWHS: Cuéntenos un poco acerca de la trayectoria profesional que la llevó hasta Plaza Sésamo. ¿Cómo llegó hasta allí?

Stewart: Siento como si hubiera cerrado el círculo. Me licencié en educación y sociología y mi maestría fue en sociología; enseñé en escuelas, en segundo y quinto grado, ni bien terminé mis estudios. Entonces decidí que quería intentar algo un poco diferente y me dediqué a la publicidad y al negocio del marketing, trabajando tanto para agencias como para clientes. Después de eso, se me acercó la gente de PBS, el Sistema de radio y televisión pública de los EE.UU., y me dijeron: “Usted entiende el mundo de las empresas y de alguna forma nos entiende a nosotros” (durante mi carrera había trabajado con PBS haciendo programas con algunas de las empresas en las que estaba trabajando) y añadieron: “Nos encantaría que liderara [nuestro] grupo de patrocinio para conseguir patrocinadores corporativos para la programación de PBS”. Luego me contactó la gente de Sésamo y me dijo: “¿Representaría también nuestra programación?” Y agregaron: “Queremos iniciar nuestra propia clase de grupo de patrocinio”. En consecuencia, ahora soy responsable de obtener la financiación del Gobierno, de fundaciones privadas [y] corporaciones.

KWHS: Lo interesante de este caso es que en realidad no se desarrollan muchos negocios detrás de las escenas.

Stewart: Sí.

KWHS: No se trata sólo del programa de televisión que todos vemos, de hecho existe un vínculo comercial fuerte.

Stewart: Sí, así es. Somos la envidia de muchas organizaciones sin fines de lucro porque tenemos el negocio de las licencias y los patrocinios [cuando] trabajamos con empresas. Es difícil porque somos una organización sin fines de lucro [lo que significa que nos dedicamos al bien público]. Tenemos que tener cuidado con las susceptibilidades y no podemos ser demasiado comerciales. Una de las razones por las que estoy aquí en esta conferencia sobre educación financiera es que estamos realizando un importante programa con el PNC Bank en los Estados Unidos sobre educación financiera, donde los Muppets enseñan como ahorrar, gastar y compartir. Me encanta lo que hago. Es fantástico, porque puedo usar todos mis talentos educativos adquiridos mediante la enseñanza y el trabajo con los educadores de nuestra organización, así como mediante el trabajo con empresas. Siempre me gusta llamar a este proceso “solución del rompecabezas”. ¿Cuáles son las preguntas clave o las áreas clave que nuestros patrocinadores tienen en cuenta? ¿Y cómo podemos responder a esas preguntas y trabajar juntos como una sociedad?

KWHS: No puedo dejar que se vaya sin antes preguntarle cuál es su Muppet favorito.

Stewart: Sé que ahora todos prefieren a Elmo, pero mi Muppet favorito es Big Bird. Yo soy alta y él también. Soy un poco frenética y él es muy tranquilo, ese es el verdadero motivo por el que me gusta Big Bird.

KWHS: Gracias por acompañarnos hoy.

Stewart: Gracias a ustedes.

 

Enlaces relacionados

“Yo soy alta y él también. Soy un poco frenética y él es muy tranquilo, ese es el verdadero motivo por el que me gusta Big Bird.”
This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos, La vida después de High School, Podcasts. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion