¿Tu teléfono celular es una falsificación?

Cuando Jason Van Goor, residente de Nueva Jersey, cumplió 13 años recibió lo que muchos de los adolescentes de hoy en día consideran un rito de iniciación: un teléfono celular. Ya han pasado dos años desde ese cumpleaños que marcó un hito, y a pesar de que no todos sus amigos tienen uno, él dice que personalmente lo considera una posesión valiosa.

Van Goor, estudiante de Eastern Christian High School en North Haledon, Nueva Jersey, no está solo en la valoración que hace de su dispositivo inalámbrico. La mayoría de los adolescentes consideran que su teléfono celular es clave para su vida social, según el estudio: Teenagers: A Generation Unplugged (Adolescentes: una generación desconectada), publicado por Harris Interactive. Ya han pasado 29 años desde que se fabricó el primer teléfono celular comercial, y en este pequeño espacio de tiempo, el celular ha revolucionado las comunicaciones para todos los grupos de edad, pero especialmente para los adolescentes. El estudio postula que cuatro de cada cinco adolescentes ahora lleva un dispositivo inalámbrico, y estima que la multitud adolescente que elogia al teléfono celular es de unos 17 millones.

Pero ¿cuántos de estos orgullosos propietarios de teléfonos celulares anda caminando por ahí con una réplica sin saberlo? Mientras Van Goor se preocupa acerca de otras cosas como la tarea escolar y la vida personal, una cosa que no le importa es la autenticidad del teléfono celular, dice. Él compra con confianza en los puestos del centro comercial. “Confío en que la gente de la tienda de Verizon no me llevará por mal camino”, agrega.

El comercio de la falsificación

Si bien muchos teléfonos celulares se compran a través de distribuidores con buena reputación, los adolescentes también pueden verse tentados a buscar un buen negocio en línea. Aquellos que compran dispositivos de fuentes menos confiables, como distribuidores sin calificaciones en sitios de remate y mercados en línea, podrían estar consiguiendo una excelente oferta, o podrían estar comprando una falsificación.

Los teléfonos celulares son un artículo caliente en el comercio de falsificaciones. Un producto falsificado, a veces denominado imitación, es una copia falsa del original. Viola la Propiedad Intelectual (PI) de una empresa. Por ejemplo, podría ignorar un nombre comercial registrado al imprimir ilegalmente el nombre de la marca en un producto parecido y generalmente de calidad inferior. ¿Tienes problemas para concebir esto? Imagina a tu vecino Joe colocando su receta de gaseosa en una lata roja y llamándola Coca-Cola. Como la está llamando por el nombre de una marca de la cual no es propietario, eso es una falsificación, también conocida como violación de la PI. Cualquier producto de valor puede copiarse y venderse haciéndolo pasar como el producto real, a pesar de que algunos de ellos tienen peor fama para falsificar que otros.

“Cuando pienso en productos falsificados, vienen a mi mente carteras de diseñadores falsas”, dice Nicole Woudenberg, de 18 años, estudiante de Berkeley College en New Jersey y visitante frecuente de la ciudad de Nueva York. “La única ventaja de comprar una es conseguir una cartera que se ve como de diseñador y cuesta centavos [a comparación de lo] que cuesta una real, pero asumo que la persona que compra el artículo podría ser arrestada junto con la persona que lo vende”.

Al igual que Woudenberg, mucha gente tiene una visión estrecha del comercio de las falsificaciones, minimizándolo a unos pocos productos selectos en unas pocas calles de la ciudad. El problema es mucho mayor de lo que piensa la mayoría. El año pasado, las incautaciones de falsificaciones y artículos pirateados por parte del Gobierno de los EE. UU. llegaron a 24.792, lo que representa un incremento del 24% con respecto al año anterior y un incremento del 325% durante la década pasada. El valor interno total de los bienes decomisados fue de $178,9 millones. Estos sólo fueron los artículos que incautaron las autoridades, lo que significa que la industria ilegal tiene un alcance mucho mayor.

Quizá, más alarmante que los números crecientes son los peligros asociados con los productos falsificados. Ya sea orina humana en fragancias falsas, ingredientes anticongelantes imitando pasta dentífrica, o aserrín usado en piezas falsas para autobuses, los artículos falsificados plantean un peligro real y documentado históricamente para el consumidor. También se establecieron vínculos entre las falsificaciones y la financiación de grupos terroristas como Al Qaeda. Es más, un robusto comercio de falsificaciones causa estragos en la economía, defraudando a las marcas y empresas y privándolas de un efectivo muy necesario.

“El comercio de artículos falsificados y pirateados le roba trabajo a los estadounidenses y pone en riesgo su seguridad, cuesta miles de millones de dólares en ingresos por negocios legítimos y alimenta la actividad criminal”, explica John Morton, Director de Cumplimiento de Inmigración y Aduanas de los EE. UU. (U.S. Immigration and Customs Enforcement).

Entonces, ¿qué se falsifica estos días? Sorprendentemente, las carteras no llegan a la lista de los 10 productos más falsificados. El artículo más falsificado decomisado por el Gobierno de los EE. UU. por violación de la PI fueron productos electrónicos de consumo, según las estadísticas de 2011. Los artículos electrónicos de consumo incluyen una variedad de dispositivos, pero los teléfonos celulares representaron más de un tercio de la categoría. En la lista de los 10 más falsificados se incluían los siguientes: productos farmacéuticos, artículos de cuidado personal / salud, anteojos /accesorios, componentes tecnológicos críticos, artículos electrónicos, cigarrillos, fragancias, baterías, equipos para ejercicios y piezas para transportes.

¿Louis Vuitton?

No importa cuál sea el producto, aquellos que producen y venden artículos falsificados, si son atrapados, tendrán que enfrentarse a problemas legales. Por ejemplo, en noviembre pasado, la publicación Metro NY informó que el Departamento de Policía de Nueva York realizó una redada en La La Fashion, un proveedor importante de carteras falsificadas a los minoristas en el barrio chino y Canal Street. De forma más reciente, a fines de enero, el Denver Post informó que los funcionarios decomisaron un camión cargado con $5,7 millones en zapatillas Nike y chaquetas y carteras de cuero Louis Vuitton falsificados. Se informó que las imitaciones se fabricaron en China y se importaron hacia Los Ángeles, y se estaban enviando a la ciudad de Nueva York. En la ciudad de Nueva York se propuso legislación para que la compra de productos falsificados sea considerada un delito menor, punible con una multa de $1.000 y/o un año de cárcel.

Una manera que tienen los adolescentes de protegerse a sí mismos de las imitaciones es comprar a los proveedores en los que confían. “Es importante tratar con proveedores de buena reputación, saber de dónde vienen tus productos”, explica Travis Johnson, Vicepresidente y Director de Asuntos legislativos y Política de la Coalición Internacional Antifalsificaciones (The International AntiCounterfeiting Coalition). “Esto se está volviendo especialmente importante en el mercado en línea”.

Además de operar con minoristas autorizados, otra buena regla práctica es confiar en tus instintos, agrega Johnson. Si el producto se ve o se siente distinto de otros que hayas visto, esto debería ser una señal de advertencia. Y finalmente, explica Johnson, siempre recuerda que: “Si el precio parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea”.

 

¿Deseas comentar acerca de esta historia? Responde a una o más de estas preguntas para iniciar la conversación:

¿Qué es la propiedad intelectual y por qué es importante para las empresas?

¿Cómo afecta al comercio la venta de falsificaciones? ¿Y a los consumidores?

¿Debería penalizarse a los consumidores por comprar falsificaciones? ¿Por qué sí o por qué no?

 

Enlaces relacionados

“Es importante operar con proveedores de buena reputación (para saber de dónde vienen tus productos). Esto se está volviendo especialmente importante en el mercado en línea.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú, Moda, Alimento y Más. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion