Descubrir la vocación por las profesiones de la salud mediante la experimentación

 

Daniel Rodríguez, estudiante de primer año en Boston Latin Academy, siempre sobresalió en ciencias. Pero no descubrió su pasión hasta que comenzó a estudiar Anatomía en la escuela secundaria. “Fue algo inmediato como, ‘Guau… Realmente me gusta esto’”, cuenta el estudiante de 17 años. “Ahí fue cuando supe que quería ser médico”.

Solo había un inconveniente. Rodríguez tenía problemas de autoestima. “En realidad nunca pensé que tuviese madera para llegar a estudiar una carrera como esa”, explica. “Siempre dudaba acerca de si era lo suficientemente bueno o no”.

A través del Programa de Trabajos para el Éxito Estudiantil (Student Success Jobs Program (SSJP)) en el Brigham and Women’s Hospital de Boston, Massachusetts, Rodríguez está consiguiendo ese impulso de confianza que necesita en la carrera. El SSJP es una pasantía pagada, de un año de duración, establecida por el hospital en 2000, y diseñada para que puedan conocer las profesiones médica, de atención de la salud y científica a los estudiantes de siete escuelas secundarias de las áreas urbanas marginales de Boston. Hoy en día hay 75 estudiantes en el programa, la mayoría de comunidades minoritarias.

“Estamos buscando jóvenes que tengan una pasión por la ciencia o la medicina, o sólo por cuidar a otros”, explica Amy Belyea, Gerente de Desarrollo Juvenil del Brigham y Women’s, un centro de enseñanza asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. “Nuestro objetivo es nutrir esa pasión al brindarles las herramientas y el respaldo que necesitan para lograr carreras exitosas”.

Desde su aceptación en el SSJP, Rodríguez cuenta que aprendió a creer en sí mismo y que puede lograr cualquier cosa que se proponga, hasta convertirse en médico. Ahora tengo la iniciativa para decir: ‘Ok, puede que esto sea un objetivo grande para mí, pero voy a ir a por él’”.

Extracción de ADN de colas de ratones

Según las fortalezas e intereses de los estudiantes, se los coloca en uno de los 60 departamentos del hospital, incluyendo el quirófano, podología, radiología y diversos laboratorios clínicos y de investigación.

Una vez dentro del departamento que les asignaron, entonces se les pone un mentor que les brinda trabajo práctico y sirve de guía. Los pasantes, que trabajan 10 horas por semana durante el año escolar y 25 horas por semana durante el verano, realizan tareas que varían desde contestar el teléfono, pasando por escoltar a los pacientes, hasta preparar las máquinas de anestesia y ayudar a extraer ADN de colas de ratones.

Según Rodríguez, quien está comenzando su segundo año trabajando en el laboratorio de espectroscopía clínica del departamento de radiología, la parte más gratificante de su pasantía fue crear una relación con su mentor, Alexander P. Lin. “Cuando empecé en este departamento, no sabía ni decir espectroscopía”, bromea Rodríguez. “Gracias al Dr. Lin, estoy aprendiendo cómo investigar y analizar datos y cómo las imágenes de RM [resonancia magnética] pueden ayudar mejor a los pacientes”.

La responsabilidad principal de Rodríguez fue ayudar con el análisis de datos de los perfiles clínicos de los cerebros de atletas profesionales que tienen un historial de lesiones recurrentes en la cabeza, explica Lin. Cuando Rodríguez cumpla 18, tendrá edad suficiente para trabajar cerca del resonador magnético, posiblemente presenciando exámenes y quizá hasta utilizando la máquina él mismo bajo supervisión.

Lin cuenta que se esfuerza por ayudar a que Rodríguez comprenda el valor de una educación. “Desde que aterricé en el campo de la atención de la salud, ahora veo cómo se conectan la matemática, física y biología para ayudar a un paciente”, explica. “Si puedo ayudar a que Daniel también vea eso, ojalá le haya dado la motivación para estudiar duro”.

Preparación para la Universidad

Según Taija Martin, de 17 años, estudiante de último año en Boston’s Edward M. Kennedy Academy for Health y pasante de tercer año en el SSJP, el programa le brindó mucho más que experiencia laboral. “Provengo de una familia de bajos ingresos, mis padres llegaron aquí de Jamaica y mi hermana y yo somos la primera generación que va a la universidad”, explica Martin, quien recientemente completó sus solicitudes universitarias. “Sin el respaldo del SSJP, quizá no hubiese podido hacerlo por mi cuenta”.

Los estudiantes de primer año son alentados a participar en los talleres preparatorios para la universidad que ofrecen un respaldo intenso para el proceso de solicitud de ingreso a la universidad. Los pasantes de último año también tienen derecho a presentarse para la Beca del SSJP, que proporciona ayuda financiera durante el primer año de universidad.

“Para los estudiantes interesados en seguir carreras en salud o ciencias, lo primero que les digo es que tomen muchas clases de ciencias avanzadas en la escuela secundaria”, explica Anna Portnoy, especialista en educación y mentoría, que ofrece guía preparatoria para la universidad a pasantes del SSJP. “También es importante para la solicitud de ingreso universitario en general que reflejen su pasión por las ciencias de la salud”.

Ya sea al escribir ensayos para la universidad o al reforzar sus CVs, Portnoy sugiere que los estudiantes piensen en experiencias que hayan tenido, o que puedan haber tenido, que puedan aplicarse a su campo de estudio, tal como un proyecto en una feria de ciencias o una experiencia de observación laboral.

Elección de una carrera

“Mi consejo para los estudiantes que sigan una carrera relacionada con la salud es que tengan en cuenta que existen muchas oportunidades en la atención de la salud, más allá de los médicos y las enfermeras”, aclara Lin. “Cada vez más, la medicina se está volviendo un campo multidisciplinario y habilidades tan diversas como la programación de computadoras o administración pueden ser muy valiosas”.

Con el objetivo de seguir en el campo farmacéutico, Martin acaba de solicitar el ingreso en la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Salud de la Universidad de Massachussetts y de la Universidad Northeastern. En esta profesión, Martin trabajaría en un ambiente de investigación para desarrollar y probar nuevos medicamentos. Farmacia es una carrera con demanda en este momento, agrega Belyea, como lo son las enfermeras prácticas matriculadas (LPNs) que están certificadas en atención básica de pacientes y técnicos médicos. Algunos pasantes expresan interés en salud pública y educación de la salud. La mayoría de los hospitales permiten que los jóvenes comiencen a presentarse como voluntarios a los 16 años, agrega. “No importa en qué área estés interesado, obtener experiencia en un ambiente de atención de la salud es muy importante. No te gustaría recorrer todo el camino en la Escuela de enfermería y que luego, durante las clínicas [trabajo en un ambiente de atención de la salud real antes de la graduación], te des cuenta de que no te gusta”.

Los pasantes anteriores del SSJP terminaron como enfermeros, técnicos de laboratorio, secretarios médicos y trabajadores sociales. Un 96% de los alumnos del SSJP o están en la universidad o son graduados universitarios, y el 85% de ellos siguen carreras relacionadas con la salud, ciencias o medicina. Entre esos alumnos, se encuentra Tanya Young, de 22 años, quien acaba de graduarse de Regis College en Weston, Mass., con un título en Enfermería. Durante su pasantía en el SSJP, con frecuencia trabajó directamente con pacientes; ella afirma que eso ratificó su deseo de convertirse en enfermera: “El programa me ayudó a darme cuenta de qué quería y cómo conseguirlo, a tener confianza y a nunca darme por vencida”. 

Enlaces relacionados

“Para los estudiantes interesados en seguir carreras en salud o ciencias, lo primero que les digo es que tomen muchas clases de ciencias avanzadas en la escuela secundaria.”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, La vida después de High School. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion