Luis Iván Cuende García: El mejor ‘hacker’ adolescente de Europa

Luis Iván Cuende García

En 2008, cuando Luis Iván Cuende García tenía 12 años pensó que su Comunidad Autónoma, Asturias, necesitaba una distribución Linux y creó Asturix, un proyecto abierto basado en la filosofía de la cultura libre. Esta distribución regional creció a base de tesón e innovación -fue el primer Sistema Operativo con logeo facial.

En el verano de 2011, Cuende García, que ahora tiene 16 años, conquistó la primera edición del concurso HackNow para jóvenes europeos desarrolladores de hasta dieciocho años. Ganó un nuevo teléfono Android, 5.000 euros y la oportunidad de presentar su tecnología en Build 07 en Berlín, un foro para los mejores emprendedores e inversores tecnológicos de Europa. El proyecto con el que ganó HackNow, Asturix On, es el primer escritorio distribuido del mundo que, en palabras de Cuende García, “está basado en las últimas y más increíbles tecnologías web”.

Cuende García habló con Knowledge@Wharton High School acerca de los obstáculos con que se ha enfrentado en una cultura donde el emprendimiento adolescente es la excepción, así como de su pasión por la innovación y el software.

A continuación, una versión editada de la entrevista.

Knowledge@Wharton High School: ¿Por qué y cómo te involucraste en el desarrollo de Asturix a una edad tan temprana?

Luis Iván Cuende García: Cuando descubrí el software libre tenía 12 años. Fue todo muy fortuito: un amigo de mi padre le dio un CD de Linux y yo lo instalé en un ordenador, me costó bastante porque era la primera vez que lo hacía, pero luego comprobé que me abría un montón de puertas y que podía hacer muchas cosas con ello.

Me gustaba, se me daba bien, así que empecé a desarrollar software libre. Entonces, creé un sistema de distribución y lo llamé Asturix [por Asturias] porque, en un principio, pensé que podría crear un sistema operativo para mi comunidad y que así las personas pudiesen ahorrarse millones de euros, tal y como se hacía en otras comunidades de España. Luego, la realidad sería otra, porque se utiliza más fuera de España [ha sido descargado en 20 países] que en Asturias.

Trabajé solo durante un año. Luego empezó a entrar más gente y mi filosofía, desde un primer momento, fue que fuese un proyecto abierto en el que cualquiera pudiera entrar; ahora hay unos 20 desarrolladores.

KWHS: El tipo de software que se desarrolla en Asturix es gratuito, ¿explícame en qué consiste el proyecto?

Cuende García: Es una organización sin ánimo de lucro. Es como cualquier otra asociación más, pero la nuestra está enfocada en Internet. Los socios fundadores son 8, y la asociación en sí la creamos tan sólo hace 3 meses para dar cobertura legal y solventar el “problema” que tengo al ser menor de edad. Por ejemplo, en la Campus Party de Valencia [mayor evento de tecnología, creatividad, ocio y cultura digital en red del mundo] llegamos a firmar un acuerdo de colaboración con la empresa que está detrás de este evento para ser una comunidad colaboradora. Esto fue gracias a que teníamos la asociación detrás, si no yo, como menor de edad, no podría haberlo hecho.

Este no es el único problema al que tengo que enfrentarme por mi edad. Me encuentro con todo tipo de trabas. Ahora estoy intentando crear mi propia empresa, junto con un socio de mi edad que vive en Murcia, y surgen problemas por todas partes. Por ejemplo, para registrar la marca comercial por Internet hemos tenido que recurrir a algunas artimañas porque, al ser menores de edad, no nos daban DNI electrónico por defecto. Además, uno de nuestros padres tiene que ser administrador de la empresa, así que al final son ellos los que tienen la última palabra.

KWHS: ¿En qué consiste esta empresa?

Cuende García: Se ha creado en base al proyecto con que gané HackNow, un premio para programadores menores de 18 años a nivel europeo, y que me llevó a dar una charla en Berlín el pasado 17 de septiembre. Fue una experiencia increíble.

Es una start-up cuyo producto principal es Asturix On, el primer escritorio distribuido del mundo [portable, desarrollado con tecnologías web pero que no necesita conexión a Internet y que puede ejecutarse en pcs, tabletas, netbooks,… ] Vamos a intentar promover el producto, tener una buena base de usuarios, en definitiva que sea rentable. Lo lanzaremos en diciembre.

KWHS: Y volviendo a Asturix, ¿es rentable?

Cuende García: Como es una ONG, nunca va a dar beneficios netos como una empresa, pero evidentemente no deberíamos perder dinero. Entonces, a base de donaciones y algún patrocinio conseguimos mantenernos un poco, pero todavía no somos autosuficientes al 100%. Pero el objetivo es serlo porque ya nos están encargando trabajos. Tener productos tan variados y tan famosos te da prestigio, por eso la gente te llama para encargarte otros trabajos: aplicaciones, webs… a base de estos proyectos pensamos financiarnos.

KWHS: ¿Cuáles son tus funciones en Asturix hoy en día? ¿Se sorprende la gente por tu edad?

Cuende García: En Asturix llevo una gran carga de trabajo porque soy el creador y el que me dedico a ello. También sigo programando parte de la distribución y de los productos, además de las tareas administrativas. Me ocupo de gestionar que todo vaya bien y siga su camino, además de actuar como “pegamento” entre las distintas partes del equipo, los desarrolladores. Me ocupo de ponerles en contacto, asignarles tareas. Al menos, lo intento.

Lo que más me cuesta es explicarle a la gente por qué tiene que donar a un proyecto de software libre. Una de las primeras preguntas que me hacen acerca de Asturix es si lo he patentado; me rompen. Tengo que explicarles que es libre y gratuito. No son conscientes de que para que siga adelante y vaya avanzando hay que hacer donaciones. Es muy complicado explicar que es un ecosistema que hay que mantener y deben donar.

En cuanto a mi edad, la primera reacción es de incredulidad. Me preguntan un montón de veces si tengo 16 años (los cumplió a finales de septiembre). Ahora con esta edad ya impongo un poco más, pero a los 12 o 13 años, ¡imagínate! La mayoría de la gente que entra en el software libre suelen ser gente muy abierta, sin prejuicios, y hay un ambiente increíble. Es gente que le gusta el software libre y vive la cultura libre (el software libre aplicado a la vida en general, que se exporta a la música libre, etc). Aunque también me he encontrado con cierto menosprecio por parte de algunos en mi tierra, con comentarios del tipo: ¡dónde cree que va este niñato …!

KWHS: ¿Qué te ves haciendo de aquí a cinco años?

Cuende García: Todo va muy rápido, pero espero que la empresa vaya bien, que dentro de cinco años esté en Silicon Valley, con la empresa montada e innovando. También quiero estudiar ingeniería de software pero enfocada en el mundo de los negocios.

KWHS: ¿Te resulta complicado compaginar tus actuales responsabilidades en Asturix con el instituto, que por cierto acaba de empezar?

Cuende García: Pues sí. A parte de esto, también juego en un equipo de baloncesto. Las notas se han resentido, antes sacaba nueves y ahora cincos  (en una escala de 1-10, donde 5 es un aprobado).

KWHS: ¿Qué les recomendarías a los jóvenes que como tú quieren dedicarse al mundo de la tecnología y los negocios?

Cuende García: Que se informen de que el mundo del software puede ser maravilloso. El hecho de crear una empresa o algo similar te da una libertad muy grande para crear y la oportunidad de cambiar el mundo.

 

This entry was posted in Artículos, Tecnología. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion