Molinos de viento: Los adolescentes se preparan para trabajar en la economía verde

Holli Gay, de 16 años de edad y residente de la ciudad de Union City, en Michigan, se ha preocupado por el medio ambiente desde que tiene uso de razón. Pero desde que el verano pasado participó en el campamento Michigan 4-H Discovery Camp, en la Universidad Estatal de Michigan, sus intereses se han convertido en el objetivo de su futura carrera profesional. “La visita a la granja eólica me motivó de verdad,” dice la alumna de la escuela secundaria Union City High School. “Mi sueño es diseñar algún día molinos de viento”.

A medida que se proponen en las escuelas y en las comunidades del país programas similares a éste, hay más adolescentes que, como Holli, están pensando en dedicarse de forma profesional al ámbito de lo que se conoce como la economía verde, que tiene una salida laboral en ramas como la energía alternativa, la construcción ecológica y la distribución de agua. La mayoría de los jóvenes se inclina por las fuentes de energía alternativa. Según un artículo de abril de 2009 de la revista Newsweek, se crearían 110.000 nuevos puestos de trabajo en el sector de la energía solar para finales de 2010 y 185.000 puestos en el sector de la energía eólica en los siguientes tres años. Se prevé que estas cifras sigan aumentando.

Plantar la semilla

Josh Clearman, profesor de ciencias en la escuela Key West High School, en Florida, siente pasión por enseñarles a los alumnos los fundamentos de la energía alternativa. Hace cuatro años transformó el taller mecánico de la escuela en un Centro de Energía Alternativa, ofreciendo a los alumnos la posibilidad de aprender sobre la energía renovable de primera mano como, por ejemplo, usando biodiesel como combustible del transporte escolar y participando en un programa piloto de molinos de viento. “Es muy importante para nosotros conocer estos temas ahora”, dice Sterlin Michel, un alumno de Clerman de último año. “Somos el futuro y va a ser responsabilidad nuestra cuidar del medio ambiente”.

Los alumnos de la escuela Fairfield High School en Fairfield, Montana, también están muy entusiasmados con la nueva materia optativa que van a tener este año: un curso sobre energía alternativa, donde van a aprender de todo: desde biocombustibles e hidroelectricidad hasta energía solar y eólica. “Nuestro objetivo es ayudar a los alumnos a pensar y trabajar con originalidad”, dice el profesor de ciencias Raimund Hahn. “Tenemos la esperanza de que estudien carreras en la universidad relacionadas con la energía verde y cuando terminen vuelvan capacitados para trabajar en la zona”.

Trace Brady, alumno de la escuela Fairfield, espera ansiosamente comenzar a trabajar en proyectos tales como la construcción de un molino de viento de un metro de altura, el diseño de las aspas y los ensayos sobre la velocidad del viento. “Creo que este curso va a ser una muy buena oportunidad para conocer otras opciones de carreras”, dice.

Ryan Toussaint, de 18 años, alumno del último año de la escuela Lahser High School en Bloomfield Hills, Michigan, está fascinado con el tema de la energía solar y, por eso, no se resignó a que su escuela no tuviera propuestas de proyectos en energía alternativa. Dedicó todo el tiempo de estudio independiente del semestre a diseñar una parrilla de seis paneles solares que ahora está instalada en el techo del ala de ciencias y podría llegar a proveer el 20% de la iluminación de dicho sector. “Este proyecto realmente me ayudó a definir mis planes de carrera”, dice Ryan, que espera estudiar ingeniería y tecnología de energía solar en la universidad.

Jake Buckhaults de Hawk Springs, en Wyoming, creció en una granja ganadera y siempre disfrutó del trabajo del lugar y se interesó por el medio ambiente. Hace algunos años, mientras analizaba cuáles eran sus opciones después de terminar la escuela secundaria, comenzó a observar los molinos de viento instalados en las granjas cercanas. “Me interesaba conocer el proceso de instalación y mantenimiento de estos molinos”, dice Jake que ahora tiene 20 años. “En la universidad Laramie County Community College se podía estudiar la carrera de técnico en molinos de viento”.

Hace tres años que la universidad Laramie County Community College, en Wyoming, ofrece un diploma en energía eólica que capacita a los alumnos como técnicos en molinos de viento. “Conocer cómo transformar el aire en energía aprovechable, no es sólo beneficioso para nosotros, sino también para la vida silvestre, el medio ambiente y la comunidad a largo plazo”, dice Jake.

Apoyar el Crecimiento

La primera pregunta que la Profesora Ruth Douglas Miller hace a los alumnos inscriptos en la clase de ingeniería en sistemas de energía solar y eólica, en la Universidad Kansas State University (KSU), de Kansas, es qué significa la sostenibilidad para ellos. “Todas sus respuestas se basan en el uso inteligente de la energía”, dice Miller. “Resulta muy positivo que los alumnos lleguen a nosotros con conciencia ecológica”.

La universidad KSU se encuentra entre las muchas instituciones de educación superior que ponen énfasis en la educación sobre energía alternativa, dando respuesta así a un número creciente de alumnos que entran en la universidad para realizar carreras verdes, y a compañías que buscan graduados capacitados en energías renovables. La Universidad del Estado de Illinois también ofrece la especialidad en energías renovables, tan solicitada en estos momentos que hay listas de espera. Miller dice que los graduados de su clase consiguen trabajo en el sector de investigación y desarrollo, como consultores o dentro de la industria de servicios públicos que está contratando personal de forma masiva.

“Mientras la economía sigue si despegar, muchas compañías relacionadas con la energía solar, eólica, los biocombustibles, el aprovechamiento energético, las construcciones ecológicas y que realizan otros esfuerzos por un desarrollo sostenible, están muy bien posicionadas con proyección de gran crecimiento”, dice Jacob DeDecker, dirigente del campamento 4-H Discovery Camp en la Universidad Estatal de Michigan. “Se trata, evidentemente, de una industria emergente”, añade Clearman. “Parece que estamos cerca de algo grande”. O como dice Holli de la escuela Union City High: “Viendo la rapidez con que crecen las carreras verdes, estoy convencida de que elegí un buen sector donde trabajar”.

Enlaces relacionados

“"Mi sueño es diseñar algún día molinos a viento". ”
This entry was posted in Artículos, Impacto Social, La vida después de High School, Medio Ambiente. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion