Millennials en el lugar de trabajo: ¿Crees que es tu caso?

Si los Millennials y sus jefes están de acuerdo en algo, es esto: son especiales. “Eso es lo que todos les han dicho toda la vida”, dice Barbara Keats, una profesora de Gestión de la Escuela de Negocios W. P. Carey.

Los Millennials nacieron entre 1977 y 1994. Hoy son alrededor de 70 millones en este grupo de entre 14 y 31 años, casi el 20 % de la población de EE.UU. Sin embargo, no todos los que están en ese grupo son los clásicos Millennials, según Dale Kalika, un profesor colega de Keats del departamento de Gestión. Keats y Kalika dirigen un proyecto de investigación centrado en esta generación. Al referirse a los jóvenes que están haciendo a los gerentes perder la cabeza, ella dice: “En realidad, estamos hablando de las clases media y alta. No abarca todos los niveles sociales y económicos”.

Los padres de los Millennials que desafían a sus jefes pasan sus días “elogiando mucho a sus hijos, diciéndoles que lo harán bien, dándoles segundas oportunidades…”

“Y terceras oportunidades, y cuartas”, agrega Keats.

El resultado, dice la profesora, son estudiantes que toman cualquier crítica y calificaciones de grado A de forma muy personal, pero no muy bien. También, “consideran que sus padres son amigos”, explica Keats. “Por lo que tienden a ver a los profesores y a sus empleadores como pares, y actúan en consecuencia”.

Trofeos para todos

Los profesores también aconsejan a los jefes que tengan en cuenta la necesidad de elogio de los Millennials. Recuerden, este grupo de pares creció en una era en que cada niño del equipo era una estrella, independientemente de cuántos estaban en su contra.

El resultado, dice la profesora, es que estos jóvenes desean aprobación y responden mejor a lo que Kalika llama “medios persuasivos. Ser un facilitador, un guía, no sólo una autoridad”.

Además de una crítica moderada, los Millennials necesitan estructura. “Estos son los niños que, todos los días después de la escuela, tenían clases de ballet, arte o T-ball”, destaca Keates. Incluso el tiempo libre estaba estructurado en su recientemente acuñado “día de juego”.

Además, afirma que los Millennials “toleran poco la ambigüedad. Quieren feedback. Y los jefes tendrán que implementarlo gradualmente”, cuando se deba manejar la “incertidumbre de los resultados” o las habituales “direcciones imperfectas” que uno puede encontrar en el trabajo.

La ética es otra cosa a tener en cuenta. Los Millennials no creen que copiarse en los exámenes esté necesariamente mal, dice Keats. Debido a su personalidad de teflón, no creen que hacer algo inmoral, como el copiarse, los convierta en malas personas, explica. “Parece que creen que copiarse es una buena forma de lograr cosas… porque están ocupados”.

Cómo hacer que los nuevos trabajadores den buenos resultados

Para que esto no te asuste, hay cosas positivas sobre este fenómeno generacional, así como formas de hacer que ellos se interesen.

En primer lugar, son un grupo extremadamente entusiasta, orientado a los logros. Michael Goul, un profesor de Sistemas Informáticos de la Escuela de Negocios W. P. Carey, admite ver un sentido de la importancia de sí mismo en este grupo, “pero no arrogancia. Dicen: ‘dame un desafío’. Están dispuestos y abiertos a aprender, y quieren a alguien que los guíe en el proceso”.

También señala que los Millennials son una generación criada con computadoras, por lo que “están muy acostumbrados a los sets de herramientas y a la forma en la que la tecnología de la información presenta la información”.

Los Millennials son un grupo altruista, y ésta puede ser la razón por la que los profesores han descubierto que es efectivo focalizarse en trabajos y tareas escolares que tengan sentido.

Julie Smith David, otra profesora de Sistemas Informáticos de la Escuela W. P. Carey, cree en el poder de las convenciones de comunicación de los Milennials. Por ejemplo, destaca el software denominado Twitter, un servicio gratuito de redes sociales y de microblogging. La premisa detrás de Twitter es que se supone que los usuarios permanezcan en contacto respondiendo una simple pregunta: ¿Qué estás haciendo? “Estoy manejando hacia el trabajo. Estoy comiendo una banana”.

David cree que las empresas pueden utilizar esta tecnología. “Supón que eres un gran distribuidor. Podrías enviar un mensaje que diga “gran tormenta en el centro de distribución regional. Las cosas se atrasarán”. Y luego todos estarán informados”. Por supuesto, dice como broma, ningún Millennial escribiría un mensaje tan largo. Sería algo así como “mucha nieve, estamos complicados”.

David ve “mucho poder en estas redes e interacciones sociales, y los Millennials son muy buenos manejándolas”. ¿Qué valor podemos obtener de esto? “Los Millennials”, dijo David, “son mejores colaborando y, potencialmente, son mejores colaborando en forma remota”.

Haz clic aquí para leer más sobre este artículo.

Enlaces relacionados

Escuela de Negocios W.P. Carey de la Universidad Estatal de Arizona

Entendimiento y conocimiento sobre los Millennials

Entendimiento y conocimiento sobre los Millennials

Libros y autores que se especializan en los Millennials

Iniciativas (o falta de iniciativas) sobre los Millennials

“Por supuesto, ningún Millennial escribiría un mensaje tan largo. Sería algo así como "Mucha nieve, estamos complicados".”
This entry was posted in Artículos, La vida después de High School. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion